Local

Encerrados por su futuro

El despido de los seis pintores ha movilizado a la plantilla de Airbus. La experiencia de Delphi les ha servido para comprender que aunque conserven sus puestos...

el 14 sep 2009 / 19:49 h.

TAGS:

El despido de los seis pintores ha movilizado a la plantilla de Airbus. La experiencia de Delphi les ha servido para comprender que aunque hoy conserven sus puestos de trabajo mañana les puede tocar a ellos. Más de 300 trabajadores de los 467 de la factoría participaron en el encierro que se produjo durante la noche de ayer.

Los empleados de la compañía saben que en la Bahía de Cádiz no se puede perder más empleo y que sólo desde la unidad pueden conseguir mantener todos los puestos de trabajo. "

Este problema va más allá de estos despidos, ya que podríamos estar asistiendo al desmembramiento de la planta", señaló ayer Alejandro González, uno de los operarios que continúa en el departamento de pintura. Lleva 20 años trabajando en la misma empresa y aunque es indefinido y no teme perder su empleo, cree que puede ser trasladado en un futuro a otra sección.

El comité de empresa es consciente de que esta área puede desaparecer. Se basa en que el pasado 10 de octubre, de la noche a la mañana, la empresa decidió no renovar a seis de sus pintores. Tenían contratos por obras y servicios pero su actividad era necesaria para seguir manteniendo la producción.

De hecho, los sindicatos aseguran que se está produciendo un retraso en este departamento y advierten de que la dirección está trasladando la carga de trabajo a otras empresas auxiliares a pesar de los intentos del comité por impedirlo.

Para Alejandro la eliminación de su sección supondría la pérdida de tecnología y fuerza por parte de la planta puertorrealeña. "A este ritmo puede terminar como un taller", apuntó. En peor situación está Julio Romero, de 26 años, quien ha perdido su empleo después de dos años y medio en la fábrica. "Fue una sorpresa. No lo esperábamos porque había mucho trabajo. Cinco minutos antes de marcharnos nos llaman y nos dicen que estamos despedidos", señaló.

A pesar de las vicisitudes, Julio y los otros cinco compañeros a los que no se les ha renovado el contrato tienen esperanza de volver a su puesto de trabajo. Han recibido con entusiasmo el apoyo de sus compañeros, que acudieron en la noche de ayer a la factoría provistos de colchonetas y mantas. "El respaldo ha sido enorme. No es solamente por nosotros, es por el futuro de la planta. Si empezamos a dejar escapar trabajo, no sabemos donde puede acabar esto", explicó.

  • 1