Local

Encierro de proveedores en un bloque de VPO por los impagos

Una veintena de empresas reclama a la constructora Buesa unos tres millones de euros.

el 29 jul 2010 / 19:26 h.

Las empresas subcontratadas por la constructora Bruesa para equipar y terminar una promoción de VPO en el Polígono Aeropuerto, en la avenida Emilio Lemos, no han cobrado por su trabajo, así que unas 15 personas (una de cada empresa) se encerraron ayer en el edificio como medida de presión. Su intención es que no se entreguen los pisos hasta que no cobren.

Se trata de casi una veintena de empresas de albañilería, aluminio, fontanería, limpieza, cristalería, electricidad, placas solares, carpintería, escayola, pulimento, aire acondicionado... a las que Bruesa les debe tres millones de euros (según la Asociación de Impagados de la Construcción) en cantidades que oscilan entre los 40.000 y los 180.000 euros, dinero que se le adeuda a uno de los proveedores de albañilería, según informaron los afectados.

Se da la circunstancia de que uno de ellos es Manuel Paraíso, dueño de Pulimentos Macarena, quien estuvo encerrado y en huelga de hambre durante 50 días en un edificio de la Macarena porque la constructora Pevisa le debía 17.000 euros. Volvió a encerrarse ayer junto con unas 12 personas. "Y mañana [por hoy] seremos más", advirtió.

La empresa de Manuel Paraíso, con seis trabajadores en el edificio, reclama a Bruesa 40.000 euros. "Han presentado ya un preconcurso de acreedores. Las grandes empresas van a arruinar al país. Nos llevan toreando mes y medio con el mañana, mañana... Así que sólo nos queda lanzarles un ultimátum", sostuvo este trabajador, que pidió la intervención de Emvisesa. "Que se mojen. Tienen avales de Bruesa, así que no le paguen y que nos den a nosotros lo que nos deben por nuestro trabajo", reivindicó.

"Tememos que se entreguen los pisos y no nos paguen. ¿Cómo nos vamos a fiar de una empresa que cogió el dinero de Emvisesa y ahora no nos paga? Es una vergüenza, nos van a arruinar. A mí me cuesta mucho mantener mi empresa", lamentaba ayer Pilar Lozano, propietaria de una empresa de limpieza a la que la constructora Bruesa (que ayer declinó responder a este periódico) también le debe 40.000 euros.

"Yo doy trabajo a 70 personas y nadie me ayuda. La mayoría -añadió- son mujeres con hijos que están solas. Estamos luchando día tras día y, por lo menos, exigimos que Emvisesa haga algo para solucionar nuestro problema. Todos los proveedores estamos desesperados".

Sin embargo, fuentes de Emvisesa consultadas apuntaron ayer que tienen "poco margen de actuación". Dichas fuentes admitieron que Emvisesa conoce las dificultades por las que está atravesando Bruesa y que, por ello, ha intensificado la comunicación con ellos "para solucionar el problema". Con todo, la empresa municipal de la vivienda indica que sólo puede actuar "según la ley y su ámbito de competencia". Es decir, que poco puede hacer para solucionar un problema entre una empresa privada y sus proveedores, puesto que Bruesa sí ha cumplido con el contrato firmado con Emvisesa. De hecho, las 218 viviendas de protección oficial de esta promoción están terminadas, a falta sólo de los repasos. "El fin de la obra está garantizado y la entrega será antes de final de año", apuntaron desde Emvisesa.

En el Polígono Aeropuerto, en Sevilla Este, están en trámite o en construcción un total de 3.566 viviendas protegidas en 22 promociones, de las cuales casi la mitad (un 46%, 1.644 pisos en diez promociones) están siendo promovidas por Emvisesa. Por este motivo no es de extrañar que la crisis haya afectado a más de una de estas obras.

No en vano, los adjudicatarios de 583 VPO de Dolmen en el Polígono Aeropuerto también vieron cómo la construcción de sus pisos paraba durante casi un año por los problemas económicos de esta empresa, que finalmente reanudó los trabajos.

  • 1