miércoles, 18 septiembre 2019
10:42
, última actualización
Local

Encontrada una bomba en una zona próxima al geriátrico

La tranquilidad de la barriada de La Mulata se vio rota el pasado fin de semana cuando una persona que discurría por la zona observó un objeto con aparente forma de bomba en las inmediaciones del geriátrico Reifs.

el 15 sep 2009 / 18:27 h.

TAGS:

La tranquilidad de la barriada de La Mulata se vio rota el pasado fin de semana cuando una persona que discurría por la zona observó un objeto con aparente forma de bomba en las inmediaciones del geriátrico Reifs, situado en dicha zona, concretamente en la calle Constelación Buril.

Según explicaron los servicios de emergencia y seguridad, los hechos se produjeron en torno a las 20.30 horas de la tarde-noche del pasado viernes, cuando la central de la Policía Municipal recibió una llamada de aviso, alertando de la presencia de un extraño objeto en el espacio comprendido entre el depósito de Aguas del Huesna, el futuro centro comercial Mulata Zoco y el geriátrico, junto al lugar donde también está ubicada una torre de telefonía de grandes dimensiones.

Inmediatamente, agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil de Utrera acudieron a la zona, donde localizaron un artefacto de procedencia desconocida, cuyas dimensiones rondaban los 50 centímetros de altura y los 12 de diámetro. Entonces, decidieron poner en marcha en mecanismo habitual de seguridad existente para este tipo de sucesos, y procedieron a acordonar toda esta zona, estableciendo el correspondiente perímetro de seguridad para evitar cualquier tipo de problema o incidente que pudiera derivarse de la situación.

Al comprobar que se trataba de un proyectil de mortero del calibre 120 milímetros, avisaron a los técnicos especialistas en desactivación de artefactos explosivos (tedax), para que procedieran a intervenir sobre dicho objeto. Este personal, al acudir a La Mulata, comprobó que se trataba de un artefacto de artillería, empleado para las prácticas de formación, y que no contenía carga explosiva en su interior. Al no ser necesaria, pues, su desactivación, procedieron finalmente a su retirada del lugar en el que se encontraba localizado, trasladándolo a las dependencias situadas en Sevilla, para su estudio y exposición.

Una vez concluidas todas las tareas, los agentes de seguridad procedieron a restablecer de nuevo la normalidad en la zona, tras el consecuente susto de vecinos y transeúntes que contemplaron la presencia de dicha bomba y la posterior intervención de los especialistas en desactivación.

Sobre el origen de dicho explosivo, los responsables de seguridad señalaron que pudiera tratarse de alguna persona que lo tenía en su domicilio y se asustó o quiso deshacerse de él, o bien de alguna persona que sabía de qué se trataba el objeto y lo dejó abandonado en el lugar porque quería gastar una broma.

Lo que sí explicaron es que dicho proyectil no se encontraba enterrado en la zona, ni tiene síntomas de que haya estado nunca bajo tierra -por la falta de oxidación-. Sobre su antigüedad, dichos responsables calcularon que puede tener entre 10 y 20 años de vida, aunque destacaron que actualmente este tipo de artefactos siguen estando en servicio.

  • 1