Local

Endocrinólogo: la polémica tiene más de divismo que de no saludable

El vicepresidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, Manuel Puig, ha afirmado que la polémica desatada entre los cocineros de vanguardia sobre el uso de aditivos "probablemente, se sitúa más en el terreno del divismo que en el terreno de lo no saludable". (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 05:33 h.

TAGS:

El vicepresidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, Manuel Puig, ha afirmado que la polémica desatada entre los cocineros de vanguardia sobre el uso de aditivos "probablemente, se sitúa más en el terreno del divismo que en el terreno de lo no saludable".

El también médico del Hospital Clínico de Barcelona ha declarado a Efe que dicha polémica "se ha sobredimensionado" y que desde el punto de vista médico, "no hay ninguna constancia de que los elementos que se utilizan en las nuevas formulaciones gastronómicas acarreen ningún problema de salud".

"Se trata de aditivos -ha dicho- que se utilizan desde hace muchos años; la diferencia está en que ahora, alguien se ha imaginado hacerlo de otra manera: simplemente es una propuesta conceptual distinta, una evolución cultural de la forma de ver la cocina".

Ha insistido en que "no hay nada nuevo, es únicamente humo" y ha añadido que "uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con estas nuevas propuestas gastronómicas, que han tenido una gran repercusión mediática y que han beneficiado a los cocineros y a su origen geográfico, pero desde el punto de vista estrictamente sanitario, esta comida en modo alguno produce mayores problemas".

Este especialista ha advertido que, independientemente de esta polémica, algunos aditivos, como el monoglutamato sódico, que se utiliza para intensificar los sabores, pueden ocasionar reacciones alimentarias a algunas personas, aunque ha apuntado que se trata de un componente que se utiliza desde hace muchos años, principalmente en el mundo asiático.

Ha mantenido también que "no hay que llegar tan lejos" como para especificar los ingredientes de los platos en las cartas de los restaurantes de vanguardia, porque "aparte del ejemplo claro del monoglutamato, el resto de las nuevas formulaciones son compuestos que pueden estar en cualquier alimentación".

Puig ha asegurado que lo realmente "peligroso" de los restaurantes es que no se cumplan las medidas establecidas de salubridad y manipulación de alimentos, y ha precisado que esta situación "se puede dar tanto en la cocina clásica como en la supercontemporánea".

Además, ha añadido que "lo no saludable es comer mucho. Incluso la dieta mediterránea -ha resaltado- hay que comerla con mesura, porque en caso contrario engordamos y acabamos obesos, con todas sus consecuencias negativas".

  • 1