sábado, 19 enero 2019
13:04
, última actualización
Deportes

Enfrentamientos entre hinchas pidiendo justicia y la policía egipcia

Aficionados del Al Ahly apuntan a los efectivos de seguridad como responsables de la masacre que se cobró la vida de 74 personas en Port Said.

el 02 feb 2012 / 21:50 h.

Manifestantes se enfrentan a la policía.

Agentes antidisturbios de la policía egipcia se enfrentaron en El Cairo a hinchas del club de fútbol Al Ahly en los alrededores del Ministerio del Interior, a donde habían llegado los aficionados en manifestación de protesta por los sucesos acaecidos en Port Said el miércoles y que acabaron con la muerte de más de 70 personas.

La policía disparó gases lacrimógenos para tratar de dispersar a la multitud, mientras los manifestantes les lanzaban piedras desde la calle Mohamed Mahmud, cercana a la plaza Tahrir de El Cairo. La primera línea de contención de los manifestantes estaba formada por las fuerzas de seguridad del Ministerio del Interior, pero en la retaguardia, junto a la sede gubernamental, había vehículos blindados del ejército egipcio.

Los enfrentamientos se concentraron en la calle Mohamed Mahmud, que ya vivió en noviembre violentos disturbios en protestas contra la Junta Militar egipcia, y en sus aledañas, donde todos los comercios cerraron sus puertas.

Los hinchas del Al Ahly, que estaban acompañados por aficionados de otros clubes y de manifestantes contra la cúpula castrense que dirige Egipto, consideran que las fuerzas de seguridad consintieron la masacre del estadio de Port Said, en la que más de 70 personas perdieron la vida durante un partido entre aquel equipo y el Al Masry.

Según testigos presenciales, los seguidores del club local, Al Masry, invadieron el terreno de juego para linchar a los jugadores y aficionados del visitante, lo que derivó en una auténtica batalla campal ante la pasividad de la policía.

Por ese motivo, los hinchas del equipo Al Ahly salieron ayer en multitudinarias marchas por el centro de El Cairo para pedir “justicia” por la masacre de la víspera. La manifestación principal comenzó frente a la sede del club, en el acomodado barrio cairota de Zamalek, para dirigirse a continuación a la plaza Tahrir, donde se unieron miles de manifestantes iracundos por los sucesos de la mayor tragedia en la historia del fútbol egipcio.

Los lemas más coreados, que fueron caldeando el ambiente, fueron de nuevo aquellos contra la cúpula militar y su jefe, el mariscal Husein Tanatui, para pedir su renuncia inmediata.

Entre banderas de Egipto y del Al Ahly, los manifestantes, en su mayoría jóvenes y muchos menores de edad, exigieron depurar responsabilidades de esta masacre de la que acusan a la negligencia de las fuerzas de seguridad. “La policía es la responsable de la masacre. Hay que llevar a la cárcel a los responsables”, dijo el joven Mustafa, de 27 años.

El club Al Ahly, por otra parte, ha decidido suspender las actividades de todas sus secciones deportivas, nada menos que diecinueve, de forma indefinida, y tanto a nivel nacional como internacional.El presidente del Al Ahly, uno de los clubes deportivos más populares del continente africano, Hasan Hamdi, anunció también que sus equipos no volverán a jugar en los próximos cinco años en la localidad de Port Said.

  • 1