Local

Enhorabuena

el 16 may 2011 / 06:17 h.

TAGS:

Felizmente todo ha terminado. Tiempo habrá para un análisis exhaustivo de la temporada de Sevilla FC y Real Betis Balompié. Ahora es el momento del disfrute después de una larga campaña culminada el día de San Isidro, 15 de mayo, con el ascenso verdiblanco y la participación, una temporada más, en Europa de los sevillistas. Así que enhorabuena a las dos aficiones.

En el tren de vuelta. Todo empezó en el mediodía y con las cámaras de Canal Plus en Tarragona. El Betis cayó derrotado (3-1) ante un Nástic que se jugaba la vida y no pudo dar rienda suelta a los deseos de los béticos de Cataluña que querían ser los primeros en celebrar el ascenso. Tuvo que ser de vuelta en el AVE cuando el Alcorcón derrotaba al Granada y daba la alegría a la expedición verdiblanca y desbordaba a sus aficionados en un gran recibimiento a los jugadores, técnicos y dirigentes. Hay ascensos y ascensos. Éste ha estado lleno de dificultades. El club judicializado.

El fallecimiento de Juan Manuel Gómez Porrúa que junto a Ruiz de Huidobro y Gordillo fueron los administradores que puso la juez Mercedes Alaya al frente del club. La llegada de Bosch Valero. El sentido común de Rafael Gordillo para poner serenidad cuando llegaron las derrotas y aun en ley concursal ser capaces Pepe Mel, Roberto Ríos y Paredes de involucrar a los jugadores hasta llegar a la meta final. Tiempo, repito, habrá para el análisis. Quede este retazo para hacer justicia. Felicidades.

Siempre Kanouté. El Sevilla tenía que ganar a la Real Sociedad para asegurar una plaza de la Europa League, una temporada más. Lo hizo venciendo (3-1) con goles, cómo no, de Frederic Kanouté, por partida doble, y Álvaro Negredo. El potencial atacante, la pegada una vez más. La que tantas veces se ha reclamado cuando se hicieron aquellas alineaciones medrosas y rácanas en ataque. Habrá quien recuerde esa pareja de equipos portugueses (Braga y Oporto) que dejaron a los de Nervión fuera del camino europeo.

Tan débiles no eran porque los dos juegan la final de la Europa League en Dublín en busca del título. Poner el listón alto en objetivos es digno de elogio. Ahora bien, tampoco ha de escatimarse en felicitaciones cuando sólo se bajó un peldaño y en la etapa de José María del Nido el fútbol europeo volverá a estar presente un año más en el Sánchez Pizjuán. Así que felicidades.

  • 1