Deportes

Enloquecidos por el fútbol

"Aquí todo el mundo está volcado con este partido. Esto es de locos". Aitor, taxista de profesión, refleja claramente lo que se vivirá hoy en Bilbao, una ciudad tomada por el fútbol donde nadie es ajeno al partido de esta noche.

el 15 sep 2009 / 23:31 h.

"A mí la verdad es que no me gusta el fútbol. Sólo sé que el Athletic tiene que ganar y que jugará Llorente. Aquí todo el mundo está volcado con este partido. Esto es de locos". Aitor, taxista de profesión, refleja claramente lo que se vivirá hoy en Bilbao, una ciudad tomada por el fútbol donde nadie es ajeno al partido de esta noche.

Simplemente con dar un paseo por las calles uno se da cuenta de que esto no es un simple partido de fútbol, es la ilusión de toda una afición, de toda Vizcaya, por volver a hacer historia. Edificios con banderas del Athletic en las ventanas, comercios con carteles que rezan 'Aúpa Athletic', entidades bancarias en cuyas cristaleras se lee "Mil recuerdos, mil sueños, un deseo: Athletic"? Con el paso de las horas, las pulsaciones van en aumento. Por la Gran Vía, arteria principal de la ciudad y epicentro financiero y comercial de Bilbao, un grupo de aficionados vestidos con la indumentaria del equipo animan a los viandantes con silbatos y cánticos. Algunos niños, aprovechando el buen día que hizo ayer, lucen sus banderas orgullosos. Quizá no acudan al estadio, pero lo vivirán como cualquier seguidor del Athletic.

"La afición no te pedirá que juegues bien, sino que lo des todo". Lo dice Miguel de Andrés, ex jugador del club, en la prensa local, volcada con el acontecimiento, que lo impregna todo. "He escuchado hablar a los jugadores, pero no a los directivos, que deberían animar aún más a la gente", comenta una mujer mientras pasa por la puerta del Café La Granja, en cuyo interior los más viejos del lugar hablan del Athletic, de lo que hay que hacer y de las claves para derrotar al Sevilla. Otro cartel en la calle dice: "Saca tu Athletic". Y a fe que los vizcaínos lo hacen.

Hoy, Bilbao se convertirá en una gran fiesta en las horas previas al encuentro. El Hotel Carlton, lugar de concentración del equipo de Caparrós, luce los colores rojo y blanco en su fachada. Desde este punto partirá el autocar con el equipo hacia San Mamés, flanqueado por una afición a la que se ha pedido su presencia en el recorrido. Hasta un autocar de dos plantas fletado para la ocasión animará a la gente por las calles más céntricas.

También hay prevista una degustación de carne de cordero tanto para los aficionados locales como para los del Sevilla, que ya desde ayer mismo se paseaban por la ciudad. Hoy, unos quinientos apoyarán al equipo de Manolo Jiménez en las gradas de un estadio a reventar. Una entrada, un tesoro, dicen. La reventa hace su agosto en pleno mes de marzo. Mientras llega la hora de salir al césped, el Sevilla vela armas en el Hotel Domine. La expedición llegó a tierras vacas poco antes de las ocho de la tarde, acompañada por un nutrido grupo de aficionados que también se han hecho notar y que hoy volverán a hacerlo.

  • 1