Local

Entierran sin permiso de su familia al ciudadano español muerto en El Aaiún

La familia ha señalado que Babi Hamadi ha sido enterrado en Jat Ramla en el Aaiún y su deseo era que lo enterraran con su madre.

el 10 dic 2010 / 10:02 h.

TAGS:

El cuerpo sin vida del ciudadano español Babi Hamadi Buyema, que murió en los enfrentamientos registrados en El Aaiún el pasado mes de noviembre, ha sido enterrado "sin autorización de su familia" y sin notificación del lugar exacto de la sepultura, ha informado a EFE su hermano, Lahmad Moulud Alí.

Según Lahmad y el presidente de la Liga Española Pro Derechos Humanos, Francisco José Alonso Rodríguez, la orden para este enterramiento habría sido dada por el Ministerio del Interior de Marruecos y ejecutada por el gobernador destinado en dicho ministerio marroquí, Rachid Duihi.

En un comunicado de la Liga Española Pro Derechos Humanos, la familia señala que Babi Hamadi ha sido enterrado en Jat Ramla en el Aaiún y su deseo era que lo enterraran con su madre.

Babi Hamadi murió a las once de la mañana del pasado 8 de noviembre, durante el desmantelamiento del campamento saharaui de Gdaim Izik, después de que policías marroquíes le ordenaran bajar del autobús en el que viajaba, tal y como apuntó su hermano.

Lahmad Maulud, que vive en Mutxamel (Alicante), explicó que su hermano residió en la localidad alicantina de Petrer entre 2002 y agosto de 2010, fecha en la que se empadronó en el municipio murciano de Alguazas.

El joven, que residía en El Aaiún junto a su mujer y sus dos hijos, Saad, de 4 años, y Aya, de 1, regresaba del trabajo en una empresa de fosfatos en la que era técnico eléctrico.

MARRUECOS LO NIEGA

Por su parte, las autoridades de El Aaiún aseguraron hoy que el español Babi Hamadi Buyema ha sido enterrado con la autorización de su familia y el respeto a los procedimientos correspondientes.

Con ello negaron las acusaciones realizadas desde España por un hermano de la víctima, Lahmad Moulud Alí, que denunció que el entierro se produjo sin el permiso de los familiares y sin que se les notificara el lugar exacto de la sepultura.

Fuentes del gobierno local indicaron a Efe que la ceremonia tuvo lugar ayer jueves en la capital administrativa del Sáhara Occidental tras las notificaciones pertinentes y la presencia de algunos familiares.

Según las mismas, algunos allegados de la víctima no solo acudieron al sepelio, sino que en declaraciones a la televisión local afirmaron también que la muerte de Hamadi, que tenía documentación española, "había sido un accidente".

La versión oficial facilitada a mediados de noviembre por el ministro del Interior marroquí, Taib Cherkaui, apuntaba que el joven, fallecido durante el desmantelamiento del campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik, murió atropellado.

El balance oficial de esa operación, que desencadenó los enfrentamientos más violentos en la ex colonia española en dos décadas, se saldó con la muerte de otro civil saharaui y de once agentes de las fuerzas de seguridad marroquíes.

  • 1