Local

Entra en un bar, pide un cuchillo y se suicida con él

Con el susto en el cuerpo. Así se quedaron ayer trabajadores y clientes de la bodega San José de la calle Adriano: un hombre entró, pidió un cuchillo y allí mismo se quitó la vida. Un espanto que tardarán en olvidar los pocos presentes en el establecimiento cuando ocurrió el suceso, pasadas las doce de la mañana.

el 16 sep 2009 / 03:48 h.

TAGS:

Con el susto en el cuerpo. Así se quedaron ayer trabajadores y clientes de la bodega San José de la calle Adriano: un hombre entró, pidió un cuchillo y allí mismo se quitó la vida. Un espanto que tardarán en olvidar los pocos presentes en el establecimiento cuando ocurrió el suceso, pasadas las doce de la mañana.

El suicida, un hombre de unos 65 años según la descripción de los testigos, se clavó el cuchillo en el minúsculo aseo de caballeros del establecimiento. Previamente había pedido prestado el cuchillo a la camarera, quien ayer, todavía afectada por el impacto de lo que vivió, rehusó efectuar declaraciones hora y media después del incidente.

Fuentes de la Policía Nacional explicaron que el fallecimiento tuvo como causa "las autolesiones infligidas" por el suicida, lo que motivó que un equipo del servicio de emergencias sanitarias se presentara en el local, uno de los bares centenarios de Sevilla. No tuvieron éxito las labores de reanimación y acto seguido la Policía Nacional y el forense iniciaron la tarea del levantamiento del cadáver, expuso el dueño del local, Nicolás Bueno.

Éste explicó que los trabajadores de la bodega se encontraban "muy mal, con ataques de nervios", dado que las circunstancias en las que se produjo el suceso han sido "muy desagradables".

Bueno, haciendo un esfuerzo, ofreció una versión de los hechos según la cual el suicida, que no era cliente habitual, llegó al local y pidió una copa de moscatel. "A continuación le ha dicho a mi hija [la camarera] si tenía un cuchillo, a lo cual ella le dio en primera instancia uno romo, de los de untar queso", señaló el hostelero.

El responsable del bar agregó que el hombre rechazó el cubierto sin punta, "con la excusa de que tenía que quitarse algo del zapato". "Mi hija, que no tuvo culpa de nada, llegó a decirle que tuviera cuidado porque estaba afilado", señaló. Tras esto, esta persona se metió en los servicios y se apuñaló sin más, informó Bueno.

  • 1