Local

Entran en vigor las ordenanzas municipales antibotellona

Desde este fin de semana están en vigor las nuevas ordenanzas municipales contra la botellona, un instrumento con el que el Ayuntamiento quiere complementar la apertura del botellódromo.

el 14 sep 2009 / 23:32 h.

TAGS:

Desde este fin de semana están en vigor las nuevas ordenanzas municipales contra la botellona, un instrumento con el que el Ayuntamiento de la ciudad quiere complementar la apertura hace cinco meses y medio del botellódromo y conciliar el derecho al ocio y la diversión con el del descanso.

Las Ordenanzas Reguladoras de Actividades de Ocio en el Término Municipal de Écija, para las que el lenguaje de la calle ha consagrado el nombre de ordenanzas antibotellona, fueron un compromiso del Gobierno local en el anterior mandato municipal (PSOE-IU) que finalmente se ha llevado a la práctica en éste. Fueron aprobadas por unanimidad en el pleno del pasado mes de octubre y nacen con la finalidad de minimizar las consecuencias negativas de la botellona y de la movida "así como para promover hábitos saludables de vida, fundamentalmente entre los jóvenes", según el Ayuntamiento.

"Que nadie quiera ver en esta nueva normativa una intención persecutoria", subraya Fernando Martínez, el portavoz municipal del PSOE y, desde el pasado 30 de enero, responsable municipal de Seguridad Ciudadana. "Es cierto que sancionan, como ordenanzas que son, pero fundamentalmente queremos que sean una herramienta de convivencia armónica", añade Martínez.

Las ordenanzas contra el botellón se fundamentan jurídicamente en la Ley 7/2006, la ley antibotellón, promulgada en octubre de 2006 por el Parlamento de Andalucía, y en las medidas para la modernización del Gobierno local de 2003.

Desde el Consistorio se asegura haber querido "ser receptivo con esta iniciativa, apoyada por todos los grupos municipales, a las demandas planteadas por la Plataforma Cívica de La Alcarrachela", quizá la zona de Écija más castigada por los efectos negativos de la botellona.

Las ordenanzas establecen multas que van desde los 300 euros como máximo con que puede castigarse hacer botellón fuera del botellódromo (calificado como falta leve) a los 60.000 euros que puede alcanzar la multa por actos que supongan riesgo para bienes o personas.

  • 1