Local

"Entrar en la UE ha sido una de las operaciones más rentables"

Manuel Marín, ex vicepresidente de la Comisión Europea, ofrece una charla en Sevilla.

el 21 ene 2010 / 21:52 h.

TAGS:

Manuel Marín, ex presidente del Congreso y ex vicepresidente de la Comisión Europea.

El próximo 12 de junio se cumplirá el 25 aniversario de la firma del tratado de adhesión de España a la Unión Europea (UE), "una operación que ha sido de las más rentables en política exterior", para el país, según destacó ayer el ex presidente de la Comisión Europea (CE) y ex presidente del Congreso, el socialista Manuel Marín González, durante la conferencia que ofreció sobre Europa en el Foro UGT Sevilla.

Con la firma de la adhesión, recordó, "se produjo un momento de autoestima colectiva, algo que es muy raro que ocurra en España, pero en esa ocasión la gente estaba contenta y feliz" y se lamentó de que falten momentos como el vivido en esa fecha.Pero en este tiempo no todo ha sido bueno, "ha habido cosas malas y regulares", aunque, según enfatizó Marín, lo que se pretendió con la operación "era buscar desesperadamente anclar la democracia", y se logró, además "nos trajo paz, estabilidad, crecimiento económico y armonía". Asimismo, recalcó que la incorporación a la Unión Europea contó con la "unanimidad" de todas las formaciones políticas del país cuyo objetivo era "estar en Europa, lo que permitió modernizar España", porque, según admitió, se supieron aprovechar las oportunidades.

El ex vicepresidente de la Comisión Europea comentó que también se vivieron momentos duros ya que hubo que modernizar el aparato productivo, lo que al Gobierno le ocasionó problemas con los sindicatos: "Hubo que adoptar medidas duras, que había que hacerlas, pero se logró salir adelante", rememoró.

Otro aspecto positivo para España y para Europa "es que con la crisis no se ha ido al desastre", gracias el euro y la creación del Banco Central Europeo, señaló.

Pero en su intervención no todo fueron alabanzas para la UE, se lamentó de que Europa perdió "su dignidad" en 1992 por la limpieza étnica en la guerra de Yugoslavia, aunque reconoció que sí se gestionó bien lo ocurrido tras la caída del muro de Berlín, y un ejemplo que puso es que los países de la antigua órbita soviética se han integrado o desean adherirse a la UE.

El ex presidente del Congreso también censuró que a partir de 1995 llegase un nuevo liderazgo, propiciado por el ex primer ministro británico Tony Blair que acabó con el método europeo, apelando a la ciudadanía. Un sistema que no funcionó, porque, bajo su punto de vista, en Europa no existe una opinión pública europea. Por ello reclamó que se vuelva al antiguo método para seguir avanzando, es decir, abogó por tener objetivos, reglas, instrumentos financieros e instituciones fuertes, a lo que añadió que "es necesario prohibir y si es necesario sancionar. Tiene que existir la obligatoriedad de la norma". En este sentido, insistió en que hay que tener instituciones fuertes y una sola voz.

  • 1