Deportes

Entre Adriano y Darwin surge Kipsang sobre el barro de Itálica

el 15 ene 2012 / 14:37 h.

El keniano Geoffrey Kipsang (d) pasa ante el anfiteatro de la ruinas de la antigua ciudad romana de Italica durante el XXX Cross Internacional de Itálica.

Entre la leyenda de la maldición de Adriano y la selección natural inquebrantable, más acentuada si cabe en una tierra donde muchos corren para sobrevivir o para encontrar una vida mejor, el plato de Itálica, en su trigésima edición, dio de comer a la sorpresa. Los focos apuntaban a un duelo probable entre Leonard Komon y Moses Kipsiro, los dos ganadores de los cuatro últimos años, tal vez al medalla de bronce del Mundial de Punta Umbría, Vincent Chepkok, pero fue Geoffrey Kipsang, el campeón mundial júnior, el que dominó una carrera que le dio un triunfo de inmenso valor, con el barro, la lluvia y el frío configurando el cross en su expresión más auténtica.Las circunstancias no perjudicaron, no obstante, el crono, puesto que Kipsang, nacido el 22 de noviembre de 1992 -en el dorsal de Punta Umbría figuró con su segundo apellido, Kanworor-, sobrevoló los 10.800 metros a ritmo de 2 minutos y 52 segundos el kilómetro.

"A estos les da igual el barro, la nieve o lo que le echen", decía Chema Martínez, que acabó en el puesto 22, lejos del mejor español, Ayad Lamdasem, sexto y el único europeo (aunque marroquí de nacimiento) que fue capaz de resistir más o menos cerca del imponente tren delantero, con el grupo de keniatas vestidos de negro y la única nota de color del ugandés Moses Kipsiro, con camisera roja, en busca de su tercer triunfo para igualar a Bekele. La maldición de Adriano cayó en forma de barro para Komon, al que no le gusta nada. Aspiraba a ser el primero en treinta años en ganar tres veces consecutivas en Itálica. Justo antes de la carrera se había disputado la prueba popular, con 1.500 atletas que disfrutaron de un bonito aguacero, por lo que el recorrido, aunque lejos de impracticable, se convirtió en claro enemigo de Komon. No se le veía asomar arriba, y cuando a falta de dos vueltas aumentó la velocidad de sus compatriotas, desistió.Kipsang tuvo el arrojo de estar casi siempre tirando, junto a Kiptoo, Kirui y el etíope Kuma. También Chepkop y la sorpresa del portugués Rui Pedro Silva, junto a Lamdasem, la excepción europea. Había otro atleta casi desconocido, también keniata, Albert Rop. Nació el 20 de diciembre del 94 y no pudo entrar en la selección júnior de Punta Umbría. Hasta el viernes pasado no supo que iba a correr en Itálica. Acabó segundo disputándole con cierto respeto el esprint a Kipsang, con Kipsiro ya rendido a la maldición de Adriano. Por detrás, Javi Guerra completó un carrerón y casi pilla al final a Komon, undécimo.

Tres veces segunda en el Mundial de cross, segunda el año pasado en Itálica perdiendo en el esprint final ante Vivian Cheruiyot, que también le arrebató el oro en el Mundial de Punta Umbría. Linet Masai, ganadora en Itálica en 2010, dijo basta. Sólo permitió a sus rivales un protagonismo efímero de salida hasta que desató su tormenta con esa zancada ágil e inmensa que permiten sus piernas interminables, decidida a evitar un esprint con su amiga Cheruiyot, sinónimo de derrota. Puso barro de por medio bajo el diluvio hasta levantar los brazos con rabia en meta, donde la primera española fue Diana Martín en una notable carrera (10).

Olmedo, aterido. Para ser la primera vez, seguramente un mediofondista como el sevillano Manolo Olmedo eligió un mal día para debutar en Itálica. Es obvio que para el mejor atleta español del 2011, galardón que recibirá el próximo día 23 en Sevilla, la carrera le iba a servir como preparación para una temporada especial por ser olímpica y para disfrutar en casa, pero lo que no esperaba era "este frío. Tengo las manos congeladas. Lo he pasado realmente mal", dijo Olmedo mientras regalaba su dorsal a unos aficionados. Acabó en el puesto 52 en 35:10 (3.16 el km). Fue su primera vez en la absoluta internacional, porque de niño fue cuarto en categoría infantil. Su próximo destino es Nueva York, donde va a correr una milla indoor el próximo día 28 en el US Open Track and Field en el legendario Madison Square Garden. 

  • 1