Local

Entre brochas y sentencias

La Junta invertirá más de dos millones en obras, que incluyen la reforma de los antiquísimos y obsoletos aseos públicos.

el 09 dic 2013 / 22:30 h.

TAGS:

reportaje juzgadosSi en estos días ha tenido que ir a los juzgados del Prado por algún motivo –ojalá que no–, habrá comprobado que moverse por sus pasillo se ha convertido en una auténtica carrera de obstáculos. No es lo habitual, es que tras años de olvido al fin las viejas paredes del edificio se han beneficiado de una manita de pintura. Lo mejor de esta esperada reforma es que al fin se van a reformar unos aseos que nos trasladan a los tiempos del Cuentame, pero en cutre. Los funcionarios aplauden que al fin vayan a contar con unos baños dignos, que incluso son utilizados como archivo ante la falta de espacio. En más de 40 años, los edificios judiciales del Prado, la sede de los juzgados de Instrucción y la Audiencia Provincial, pocas han sido las obras de mejora que se han realizado en los mismos. Con la esperanza puesta en la deseada Ciudad de la Justicia, nunca se puso en marcha un ambicioso proyecto de remodelación que incluía hasta la dotación de una nueva planta, que ahora alberga las antiguas viviendas del presidente de la Audiencia y del representante del Poder Judicial en Andalucía, para ampliar la sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Ahora la Consejería de Justicia ha puesto en marcha una serie de obras de mejora que se desarrollarán en los próximos años y que han comenzado con el repitando de pasillos y patios interiores de ambos inmuebles. Pintores, brochas y escaleras se mezclan con el público habitual que a diario transita por estas dependencias, unas 100.000 personas al mes, para adecentar la imagen de estos edificios. Los enormes vestíbulos donde se encuentran situadas las salas de vistas están invadidos por armarios que han sido alojados mientras se pintan los pasillos que llevan hasta las oficinas judiciales. Por ello, a falta de un buen micrófono, a los agentes judiciales no les queda otra que desgañitarse para llamar a víctimas y testigos, ocultos entre estos grandes muebles. Incómodo sí, pero más que necesario, más aún cuando el horizonte de una Ciudad de la Justicia está cada vez más lejos. “Eran unas obras que se tenían que hacer, aunque se inicie la Ciudad de la Justicia, ya que su construcción llevaría varios años y estos edificios necesitan estos trabajos”, explicó el consejero de Justicia, Emlio de Llera, quien recordó que aún está a la espera de que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, el aporte los detalle técnicos de su plan para mantener las sedes judiciales en el Prado. Pero estas no son las obras más esperadas por los funcionarios que cada día acuden a trabajar a estos edificios, casi 600. Ellos esperan como agua de mayo el proyecto para remodelar los antiguos, antiquísimos aseos de estos edificios, que se encuentran en unas condiciones lamentables. Muchos de ellos incluso se han venido usando como archivos porque no hay espacio suficiente. “Mira, mira ni el baño del Cuentame”, aseguró un funcionario mientras abre el aseo que le corresponde a su juzgado. “¿De verdad que van a hacer obras en los baños?”, preguntó una compañera incrédula ante la buena noticia. Y sí, es verdad. Dos arquitectas rondaban hace unos días por estas dependencias intentado localizar y comprobar in situ el estado de estos aseos. La Junta ha destinado a la elaboración de este proyecto y al de otros para la realización de diversos trabajos (sustitución de ventanas, ventilación, arreglo de instalación eléctrica y del cableado informático) un presupuesto de 60.315 euros. En total, los trabajos ascienden a 2,4 millones de euros, de los que 400.000 euros antes de que termine 2013. “Era muy necesario remozar estos edificios porque son sedes muy antiguas, son edificios que están fatal y necesitan al menos una pequeña inversión”, ya que, además de las mejoras que supondrán para los empleados que acuden todos los días, también lo será para el público. “Entrar en un hospital y en un juzgado es algo desagradable, más aún si las dependencias son tan horribles”, dijo De Llera. Sin embargo, para el decano de los jueces estos trabajos “son claramente insuficientes” porque “lo que se está haciendo es un lavado de cara”, ya que “no se actualizan ni redistribuyen los espacios”. A su juicio “seguir hablando del concepto de Ciudad de la Justicia no tiene sentido” y por ello abogó por “una reforma en profundidad” que además aborde el traslado de los juzgados de lo Penal al Prado, “de tal forma que en este espacio esté todo lo relacionado con esta justisdicción”. Además, cree como prioritario que se establezca “un nuevo sistema de archivo porque no es normal que las paredes esté forradas de armarios”. De hecho, la Junta tiene previsto despejar los despachos de archivos y expedientes, tras lo que se abordará el pintado de estas zonas, así como de las salas de vistas, aunque eso ya se abordará en 2014. Lo que sí se va a instalar antes de que termine este año es una nueva caldera, para lo que se dispone de más de 241.000 euros. Y como culmen, los escudos judiciales se desmontarán y limpiarán para que luzcan con esplendor.

  • 1