Local

Entre 'Furia' y 'La Jauría Humana'

Que vuelva Fritz Lang. Haría falta que aquel director fugitivo de los nazis volviese a dirigir 'Furia' para intentar comprender lo que ocurrió el pasado lunes en la localidad cordobesa de Guadalcázar: una veintena de energúmenos...

el 14 sep 2009 / 23:53 h.

Que vuelva Fritz Lang. Haría falta que aquel director fugitivo de los nazis volviese a dirigir 'Furia' para intentar comprender lo que ocurrió el pasado lunes en la localidad cordobesa de Guadalcázar: una veintena de energúmenos propinó una formidable paliza a cinco rumanos que le habían preguntado a un niño de once años por la dirección de un concesionario de automóviles. El menor, quizá espantado por el impacto mediático de los casos de Madeleine o Mari Luz, pensó que iban a secuestrarle y avisó a un familiar. Habrá que preguntarse en qué país vivimos para que la ciudadanía recurra al linchamiento por un quítame allá un acento distinto, un color de la piel diferente.

Algo está ocurriendo. Algo raro se palpa en el ambiente: una gana ubérrima de bronca, una extraña ira que nos hace mirar hacia atrás con miedo. Así que termina por no extrañarnos que al alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, fuese abucheado el pasado miércoles junto a su esposa, Felisa Tomás, por una mujer fuera de sí que se erigió en inopinada portavoz de los deudos de Alberto Jiménez Becerril y Ascensión García, los concejales sevillanos del Partido Popular, asesinados diez años atrás por ETA.

"Menos poesía y más ilegalización", fue la respuesta de la susodicha ante los versos del poeta argentino Alfredo Carlino que acababa de leer el alcalde en homenaje a ambos compañeros de Corporación: "¡Fuera! Fuera todos vosotros, mentirosos, traidores. Eres un traidor, tú y los de tu equipo", les espetó la espontánea. Pero sus palabras quizá se vieran alentadas por la campaña mediática y política que ha venido descalificando el proceso de negociación con ETA emprendido infructuosamente por el ejecutivo actualmente en funciones. Por esta razón, todavía y a pesar de que se aproxima la ilegalización de ANV y del PCTV, se intenta corresponsabilizar al PSOE con el terrorismo, cuando los socialistas junto a otros muchos ciudadanos, han derramado sobradamente su sangre a manos de dicha banda armada. De hecho y a pesar de descalificar los insultos sufridos por los Monteseirín, Francisco José Alcaraz, presidente de la Asociación de Victimas del Terrorismo, siguió insistiendo en que el Gobierno tiene "responsabilidad en el clima de división social". Así que nada tiene de extraño que Zapatero no asistiese a la reciente asamblea de esta organización. Como andan las cosas, lo mismo habría acabado como los rumanos de Guadalcázar.

Tal vez, a Fritz Lang le haría falta que le echase una manita Arthur Penn, el director de 'La Jauría Humana', una magnífica película a punto de ser real.

  • 1