viernes, 14 diciembre 2018
19:47
, última actualización
Deportes

Betis-Girona: entre lío y lío, una final

LA PREVIA. El Betis, a medio camino entre el ascenso y el caso Jordi, tratará hoy de que prime su meta antes que sus problemas. Al Villamarín llega el visitante más temible de la categoría.

el 21 feb 2015 / 12:00 h.

Real Betis-Girona FC Estadio Benito Villamarín - 20.00 h (Canal+1)

En medio de la denuncia de presuntos amaños contra Jordi Figueras, en medio de los problemas judiciales y la pequeña sequía goleadora de Rubén Castro, en medio de un virus que amenaza con asolar medio vestuario, en medio de una racha de tres jornadas sin ganar y en medio de un declive notable en su nivel futbolístico, el Betis afronta hoy una auténtica final. Recibe al Girona, tercero y dos puntos por delante en la clasificación, así que no hay otra consideración posible que la de final para un grupo que, semana sí y semana también, se ve forzado a enfrentarse no sólo a otros conjuntos, sino a todo tipo de circunstancias adversas. Por si no tuviera suficiente con recibir al visitante más potente del campeonato, la escuadra de Pepe Mel lo hace tras una semana en la que alrededor de Heliópolis, y dentro también, se habló mucho de Jordi y poco de cómo vencer al Girona. Entrenamiento del Real Betis antes del partido contra el Girona. / Manuel Gómez Jordi pasa junto a Xavi Torres durante el entrenamiento del sábado. / Manuel Gómez El compromiso es muy delicado desde el punto de vista verdiblanco. No ya por la fortaleza de su rival cuando sale de Montilivi, que también, sino por la coyuntura que se vive en estos momentos en La Palmera, complicada no ya por la acusación del exgerente de Osasuna, que también, sino por el principio de crisis futbolística que padece el equipo. Esa debería ser la principal preocupación de Mel, sus jugadores y sus aficionados, aunque es absurdo obviar el asunto del presunto soborno y su inevitable repercusión en lo que hagan el Betis sobre el césped y los seguidores en la grada. El caso es que el equipo verdiblanco, después de once jornadas sin perder pero también de tres sin ganar... sin ganar y casi sin jugar al fútbol... afronta un duelo directo por el ascenso directo. Dos ventajas tiene a priori en esta batalla particular: el resultado de la primera vuelta, un 1-3 que le pone muy a favor el cara a cara con el conjunto catalán; y el factor campo, con cerca de 30.000 personas torciendo también a su favor. Huelga decir que este análisis, como queda dicho, es a priori, sin que exista la certeza de cómo se comportará el beticismo con Jordi, condenado la pasada temporada e indultado a lo largo de la actual, ni de cómo influirá su reacción en el resto de futbolistas. Y también convendría advertir que el factor campo, con el Girona, es menos factor: ocho victorias en trece desplazamientos llevan los rojiblancos; las cuatro últimas, consecutivas. Hablando de certezas, una de las pocas que ofrece el once del Betis es precisamente la titularidad del protagonista. “Jordi va a jugar”, sentenció ayer Mel. Si no fuese porque no hay dudas sobre Adán, Dani Ceballos o Rubén Castro, bien podría recurrirse en este punto al clásico de ‘Jordi y diez más’. De todas formas, hay mucha incertidumbre en cuanto a la composición de ese once. Incertidumbre y un virus intestinal que ha empezado a causar estragos y posibles bajas. Adía de ayer había cuatro, entre ellas el más que probable titular Portillo y el no tanto Rennella (amén de Casado y Álex Martínez). Como se trata de una infección con alto riesgo de contagio, es posible que en las próximas horas se vayan incorporando más víctimas al parte. Epidemia al margen, la alineación del Betis incluirá por primera vez a Héctor Rodas, que suplirá al lesionado Bruno, y todo apunta a que Jorge Molina recuperará el sitio que, visto lo visto, no debió perder en Albacete. Las dudas atañen en realidad al medio: en el doble pivote, Mel ha probado con Lolo Reyes y N’Diaye, pero Xavi Torres se ha recuperado de la rotura que sufrió hace dos semanas; y en las bandas, Ceballos regresará a la izquierda tras flaquear en sus últimas intervenciones en el eje y Kadir o Cejudo, si Portillo no mejora del virus, competirán por la diestra. El Girona de Pablo Machín no sólo acumula cuatro triunfos seguidos en sus cuatro últimos viajes, sino que en general lleva cuatro jornadas sin encajar un solo gol. Rubén Castro lleva dos jornadas sin ver portería y sólo ha celebrado una diana en las cinco últimas. El equipo gerundense sigue sin Juncà y pierde a Eloi.

  • 1