Deportes

Épica demostración de fe de Jorge Lorenzo

Épico. Jorge Lorenzo acabó cuarto en la segunda tanda de entrenamientos oficiales del Gran Premio de China pese a tener un tobillo roto y sufrir dolores muy intensos. Y lo logró después de pulverizar todos los pronósticos y dar una lección de pilotaje sobre la moto. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 04:11 h.

Épico. Jorge Lorenzo acabó cuarto en la segunda tanda de entrenamientos oficiales del Gran Premio de China pese a tener un tobillo roto y sufrir dolores muy intensos. Y lo logró después de pulverizar todos los pronósticos y dar una lección de pilotaje sobre la moto.

El piloto español Jorge Lorenzo se erigió por derecho propio en el principal protagonista de la segunda y última jornada de entrenamientos para el Gran Premio de China. Y se ganó el papel protagonista tras conseguir la cuarta plaza final en la segunda ronda de entrenamientos de la especialidad de MotoGP.

Llegó a China operado apenas dos semanas antes de un antebrazo, en el que sufría el síndrome compartimental que tienen muchos pilotos por la gran carga de fuerza y muscular que deben de soportar en la zona. Y, aún así, confiaba en poder luchar por defender el liderato del Mundial que ahora ocupa igualado a puntos con Dani Pedrosa.

Ya en los primeros entrenamientos sufrió el primer y serio varapalo al protagonizar una espeluznante caída en la que se fracturó un tobillo y se golpeó seriamente el otro, además del revolcón propio de un accidente de ese calibre. Todos, desde su director deportivo Daniel Amatriain hasta el responsable de la clínica del circuito, el italiano Claudio Costa, le aconsejaban durante los entrenamientos libres que no continuase, pero el de Yamaha, haciendo gala de su gran tozudez, decidió seguir con los dos pies infiltrados.

Se dio un gran susto al principio de los entrenamientos oficiales que por poco no le descabalgó nuevamente de la moto y tuvo que entrar en su garaje para corregir defectos en la puesta a punto de su Yamaha. Volvió a salir a la pista y nuevamente un error le sacó del asfalto, pero sin llegar a caer al suelo.

EXULTANTE. Por momentos dio la impresión de que no estaba demasiado centrado, pero en las rondas parciales comenzó a acercarse a los hombres de cabeza y todo cambió radicalmente, pues acabó marcando el tercer tiempo mas rápido de la cilindrada para sorpresa de propios y extraños.

Y así se habría clasificado el piloto español de no ser porque en su última vuelta el estadounidense Colin Edwards batió el récord del circuito y logró su primera mejor clasificación de la temporada, por delante del italiano Valentino Rossi y del australiano Casey Stoner. Pedrosa tuvo que conformarse con la quinta plaza.

El de Yamaha estaba exultante a la conclusión de la jornada de entrenos. El español reconoció sentirse muy satisfecho con el cuarto mejor tiempo, "algo que nunca hubiera imaginado" tras la grave caída sufrida. "Tras lo que viví ayer -anteayer para el lector-, nunca hubiera imaginado este premio. Todo a lo que podía aspirar era a llevar la moto; nada más", comentó el balear.

El español Álvaro Bautista tampoco tuvo problemas para dominar de principio a fin en los entrenamientos de los 250 cc. Lo hizo el viernes y lo repitió ayer, aunque por momentos se viese amenazada su supremacía por la actuación de otro español, Héctor Barberá, quien se tuvo que conformar con la segunda plaza.

Como era de esperar, el británico Bradley Smith acabó consiguiendo el mejor tiempo en el octavo de litro, secundado por el siempre efectivo Nicolás Terol. Y es que el piloto español se ha clasificado para la primera línea de la formación de salida en todos los grandes premios disputados hasta la fecha.

  • 1