Deportes

Episodio de dignidad

el 19 dic 2010 / 23:25 h.

Su propuesta fue capaz de propagar la tensión, la desconfianza y la inquietud en las gradas de un Bernabéu diseñado para intimidar desde que Mourinho asumió el papel de líder. El de Bailén dispuso un 4-4-2 de inicio, con dos laterales estáticos en las transiciones y dos centrales que multiplicaban su cuota de protagonismo en las vigilancias.  

Las distancias entre líneas eran amplias cuando el conjunto de Manzano gestionaba la posesión de balón, un privilegio que apenas rentabilizó en el primer período. La movilidad de Di María y la calidad de Cristiano Ronaldo redujeron la libertad de movimientos de los interiores blanquirrojos. Konko y Capel debieron retroceder su posición original para ayudar en las coberturas a las bandas, muy imprecisas en la elaboración.

Fue en el segundo acto cuando el Sevilla imprimió una mayor velocidad a su fútbol. Zokora exhibió su vocación ofensiva y Negredo recibió el balón con mayor claridad en los últimos metros. Ya en superioridad numérica, el cuadro de Nervión retrocedió ante el huracán de coraje local. Di María marcó y los visitantes, fundidos, asumieron su destino.

  • 1