Deportes

Epopeya de Feliciano López

el 24 jun 2011 / 20:18 h.

Feliciano López golpea de revés durante su partido.

Andy Roddick calificó de "extraordinario" el juego de su 'verdugo', Feliciano López, que firmó una victoria épica para el archivo de los españoles en Wimbledon, donde ganó por primera vez en su carrera, después de siete intentos, al tres veces finalista en este torneo y se convirtió en el mejor 'sacador' de esta edición hasta el momento.

Todavía la lluvia hizo hoy más protagonista a Feliciano López, que tiene muy claro que en estos tiempos "la estrella es Nadal".

El mallorquín, que por primera vez en esta edición jugaba fuera de la Central, se quedó sin opciones de finiquitar su duelo de tercera ronda esta tarde ante el luxemburgués Gilles Muller por el agua.

En el momento de la suspensión, el número uno del mundo acababa de imponerse en el primer set, por 7-6 (6), y se acababa de iniciar el primer juego de la segunda manga.

La humedad que acumula la hierba del All England Club, tras dos semanas de tiempo lluvioso, no beneficia, en absoluto, al de Manacor, que incluso se resbaló y cayó al suelo esta tarde al tratar de alcanzar una bola.

Con 72 saques directos en su bolsillo, 'Feli' vuelve a los octavos de final de Wimbledon, una fase que no alcanzaba desde 2008, después de vencer a Roddick por 7-6 (2), 7-6 (2) y 6-4.

La preparación de Feliciano en el torneo de Queen's, hace dos semanas, fue determinante para su victoria de hoy. Y es que allí el toledano vivió su último naufragio ante el estadounidense, pero aprendió una gran lección que aplicó excelentemente en esta ocasión.

Igual que hoy, en Queen's se jugaron dos desempates. En uno de ellos flojeó. Esta vez se puso por delante en los dos. Teniendo esas dos mangas aseguradas, la tercera fue puro placer para Feliciano, que la jugó "perfecta", según dijo después.

"Pocos partidos recuerdo haber jugado igual de bien", aseguró el español, que cumplirá 30 años en septiembre.

Instantes antes de su gloria en la Central, un amigo suyo del circuito se sumaba al escuadrón de salvados. David Ferrer completó esta mañana, muy fresco y concentrado, su prueba de segunda ronda ante el joven estadounidense Ryan Harrison, que ayer por la tarde le puso la soga al cuello, y le venció por 6-7 (6), 6-1, 4-6, 6-3 y 6-2.

"Hoy me ha salido todo. He hecho un partido muy serio. He estado muy concentrado y regular", comentó Ferrer sobre su actuación de este mediodía, muy distinta a la de ayer, cuando por momentos se sintió fuera del partido, aunque nunca del cuadro.

Al alicantino lo espera Karol Beck en una tercera ronda que solo Feliciano López ha podido completar. Ni Rafa Nadal, ni Ferrer, ni Almagro la tienen resuelta.

Nadal, Ferrer, Almagro y López son los españoles todavía 'vivos' en esta edición de Wimbledon, de la que se descolgó ayer Guillermo García-López.

Precisamente esta edición es de aniversarios en el recinto, pues se cumplen 125 años desde que Spencer Gore ganó el primer Wimbledon y tres décadas desde que John McEnroe pronunciara su popular frase de "You can't be serious, man" en referencia al árbitro de su encuentro ante Tom Gullikson.

Se trata de uno de los momentos más rememorados por los aficionados que, según una encuesta realizada por el club, suman a los mejores recuerdos de Wimbledon el emotivo triunfo de la británica Virginia Wade en 1977, la épica final entre Roger Federer y Rafael Nadal en 2008 y un desempate Borg-McEnroe en 1980.

  • 1