Cultura

Érase una vez en Sevilla...

El periodista Pedro Ybarra publica un libro de cuentos con la ciudad como escenario.

el 13 ene 2012 / 22:16 h.

Pedro Ybarra, en la plaza de San Lorenzo.

Una gata trianera se escapa de su cómoda casa para hacer el camino del Rocío y por el camino se enamora de un lince... éste es el argumento de La gata con botos, uno de los 14 cuentos de 'Sevilla en tus sueños', un volumen de relatos para niños escrito por Pedro Ybarra, periodista con 20 años de trayectoria -los últimos en internet- y pintor: las ilustraciones, cinco o seis por cada relato, son suyas también.

"Los cuentos son totalmente originales. No son adaptaciones de clásicos a un fondo sevillano", expresa el autor de la colección, editada por Jirones de Azul, cuyas responsables, Rosa y Esperanza García Perea, animaron a Ybarra a sacar adelante la obra. "Me ha costado más escribir que dibujar, porque aunque quería hacer un regalo diferente a mis tres hijos (Pedro, Nicolás y Lola, recién nacida), uno se expone más y cuenta al final anécdotas suyas o de gente muy cercana", explica el escritor, que en pocos días está viendo cómo se agota la primera edición de su libro de inusual formato cuadrado, en el que desfilan más de cien personajes "en los sitios de siempre de Sevilla, pero vistos con otro punto de vista".

Los cuentos pasan por anécdotas como la estrella de Belén que pierde uno de sus picos a su paso por Sevilla (De Oriente a Sevilla), la lucha de las monjas contra el mal estado de su convento (La termita de Santa Paula) o un Giraldillo que quiere ver el mar (El vuelo del Giraldillo). También hay espacio para duendes con su mijita de malaje (La espadaña verde), o para peces con mosqueo (El monstruo de la Plaza de España) e incluso la pregunta del millón: quién le trae los polluelos a la cigüeña (La cigüeña del Arenal), entre otros relatos entre los que no falta La niña que juega a ser nazarena, cuyo título lo dice todo.

"Al escribir para niños tienes que quitarte la barrera de la edad, con lo bueno y lo malo que tiene dar ese paso. Así que yo he acabado llorando y riendo conforme avanzaba en cada uno de los cuentos", insiste el autor, para quien las Leyendas de Bécquer son un poso, pero no una fuente saqueada para mejorar los argumentos de su libro: "Claro que las he leído, pero al final Sevilla en tus sueños está destinado al público infantil. No me defino como una rata de biblioteca".

Efectivamente, el libro está recomendado a niños de entre 5 y 8 años, pero en la firma de ejemplares organizada en la librería Beta había muchos adultos con ganas de ser ellos los lectores.

Pedro Ybarra Bores nació en Sevilla en 1969 y, además de escribir este libro ha dedicado al periodismo más de 20 años, parte de ellos en este periódico, tanto en su edición impresa como digital, que vio con él la luz en su primera versión. "Creo que estos cuentos son en parte una huida de tanta sobreinformación y tantas noticias, especialmente las negativas. Y de hecho los cuentos están hechos con la misma materia que el periodismo: se trata en los dos casos de contar historias, sólo que las noticias están basadas en la realidad y los relatos para niños en la fantasía. Estoy convencido de que gustan también a los mayores porque tenemos una necesidad de volver a lo simple. Tanta tableta no da la felicidad, y mira que parte de mis ingresos vienen de internet y que gracias a internet conocí por casualidad a las editoras de mi libro, les envié un cuento en junio y me pidieron un argumentario para un libro entero", ensarta el escritor, quien añade que la Sevilla que sale en el libro es "la de verdad".

Eso sí, internet ha supuesto un mazazo para el periodismo tradicional, explica Ybarra: "Las nuevas tecnologías le han afectado bastante, pero en una sociedad cada vez más saturada el periodista es imprescindible para cribar tal cantidad de información. A partir de ahora no sólo tiene que contar historias, sino seleccionar cuáles son interesantes para un público mayoritario o especializado, porque los periodistas son quienes mejor saben hacerlo. Soy optimista: los periódicos los vamos a seguir viendo toda esta generación. Otra cosa es que generen tanta opinión como antes".

  • 1