Local

Errores en papel de regalo

Acaba de salir una encuesta que dice que a tres de cada cuatro sevillanos no les han gustado sus regalos de Reyes y que encima muchos los han vendido ya, así que El Correo ha salido a la calle a ver si eso es verdad o es un cuento.

el 13 ene 2011 / 06:42 h.

TAGS:

Hablando de regalos navideños hay que empezar a entonar un Santa Rita Rita lo que se da (y no gusta) se vende. No es un nuevo añadido al extenso refranero español, es la nueva tendencia a la hora de deshacerse de esos regalos que cada Navidad llegan a sus manos y que usted nunca pidió ni deseó: el perfume cuyo penetrante olor no se soporta o la enésima corbata que cuelga en el armario. Según un estudio realizado por PriceMinister, un portal de compra y venta por internet, sólo un 23% de los andaluces está muy satisfecho con sus regalos de Navidad. ¿Pero qué regalos han sido esos tan poco acertados? Los productos más buscados son los que cumplen con la tendencia: la omnipresente BlackBerry (apéndice cosido a la mano de algunos) o el libro electrónico.

Pero fuera de eso comienza la debacle navideña, ¿qué pueden hacer los restantes insatisfechos? Seguir el consejo de los más adelantados a su tiempo y apuntarse a la venta por internet. Parece ser un vicio porque el 16% no sólo ya ha vendido algún regalo, sino que repetiría con los de este año. Pero cuidado, si el regalo procede de los progenitores ni se cambia ni se vende, o esa buena intención quiere transmitir la mayoría de los encuestados.

El Correo ha salido a la calle a preguntar a los sevillanos por sus regalos navideños y la satisfacción parece que les embarga a todos. Los hay más exigentes y que con un simple no está mal contestan, pero otros casi se ofenden cuando se les pregunta, ¿cómo se puede dudar de la felicidad que da un regalo?, parece decir su cara. Los sevillanos han disfrutado esta Navidad de los regalos de moda, pero entre sus favoritos siguen estando los más sentimentales y los esperados, para dejar claro lo que de verdad importa. Y pese a que casi todos recuerdan algo que no les gustó, se muestran muy cautos a la hora de desprenderse de ello. Pocos se atreverían a cambiarlo o venderlo, y en un acto casi posesivo Lidia Bernabé lo deja claro: "yo me lo quedo todo".

Pero el punto último de pragmatismo lo pone Vanessa Corteze, italiana afincada en Sevilla, que presta este descarado consejo por si acaso no es amante de internet: "Tenéis que hacer como en Italia, reciclar los regalos: lo que no te guste se lo regalas a otro." Sólo resta ponerlo en práctica, si se atreve.

  • 1