Economía

«Es fácil que un cliente se vaya para siempre y muy difícil retenerlo»

El director general de Bodega La Andaluza afronta la salida de la crisis con un saco de proyectos a la espalda. La internacionalización a través de su franquicia de hostelería es uno de ellos, además de crecer gracias al desarrollo de nuevos negocios

el 05 dic 2009 / 19:41 h.

Diego Espinosa en el local en propiedad que tiene de Bodega La Andaluza, en el barrio de Nervión.

-Un negocio hostelero de franquicias desde Sevilla. ¿Por qué se decidió por esta opción?
-Yo iba todos los años a la feria de franquicias. Una vez fui con un familiar que quería montar algo de restauración y estuvimos viendo la oferta. No nos convenció ninguna y ese día me propuse empezar montando un bar y continuar después franquiciándolo. El primero fue en Isla Antilla, en el campo de golf y, el segundo, el de Nervión. Ahora hay 27 franquicias -y se abrirán dos nuevas antes de fin de año-, aunque sólo tengo una en propiedad. Hemos cerrado un acuerdo con la cocina central, que está en Extremadura, porque muchos de nuestros productos son de cuarta y quinta gama y tienen mucha calidad. Estamos muy encima de eso.

-¿Qué ventajas tienen sus franquiciados?
-Hay varias. La primera es el precio y la comodidad en cuanto al producto. Para tener una carta como la nuestra tienes que ser muy buen cocinero e ir guardando comida durante la semana. Esto te lo ahorras. También un pinche de cocina no hace falta. Y eso se puede contabilizar en dinero. Otra de las ventajas es la experiencia, porque si quiere entrar en el negocio alguien que no la tiene es más fácil así que aventurarse, porque en la hostelería, si te vuelves un poco loco, se puede perder mucho dinero.

-¿Cómo ha evolucionado la compañía?
-La primera franquicia se abrió en Madrid. Allí ha sido increíble porque llevamos ya nueve franquicias y vamos a montar una décima. Cuando se sale de Andalucía destaca más, porque aquí quizás hay bastante oferta de lo mismo, pero en otros lugares es más complicado encontrar esta calidad y nuestros precios. Además, estamos en Oviedo, Vigo, Alicante, Benidorm, Murcia, Tordera, Mollet del Vallés, Vic, Málaga, Granada, Toledo... y también tenemos dos en Sevilla.

-¿Qué plan de expansión contempla ahora?
-Miramos tanto al mercado nacional como al internacional. Llevamos mucho tiempo intentando montar la primera bodega en Londres, porque el Ayuntamiento allí tiene una agencia que te ayuda gratis a que vayas con tu empresa. Estuvimos hace poco con ellos y les gustó mucho.

-El tema andaluz es fácil de exportar fuera...
-Una característica distintiva es la imagen y la decoración de la bodega. Todos los cuadros son de temas andaluces, de Sevilla, de Antonio Mairena, que es de mi pueblo, motivos taurinos... Lo que es la cultura andaluza, intentando no ser tópico pero sí típico, no sólo en comida sino también en decoración. Nos basamos en lo que eran las antiguas bodegas de vino. Nuestro logotipo es una flamenca vista por detrás.

-Y lo típico vende.
-Tenemos una gran ventaja competitiva con haber creado este nombre y este logotipo porque la imagen de Andalucía en el resto de España y en el exterior es la de un sitio donde se come bien y donde hay diversión. La mayoría de franquiciados se fija en esto.

-¿Dónde está el límite?
-Seguimos la expansión. En Europa y España no tenemos problemas para crecer. Podrá costar un poco más el transporte en algunos casos. Otro tema es salir de la UE, porque habría que ver cómo mandar los productos.

-Hay muchos que se quejan de que el personal en hostelería no es lo que era.
-Hay que intentar ajustar el personal sin perder el servicio y dar un trato al cliente cada día más bueno, porque es la única manera de que vuelva. Es muy fácil que un cliente se vaya para siempre y muy difícil lo contrario. Estamos intentando que las personas que tenemos estén más preparadas. De todos modos, si algo bueno tiene la crisis es que ahora es más sencillo encontrar el personal y mantenerlo. Antes había que tener cuidado, porque cuando preparabas a alguien, llegaba el del bar de al lado, le pagaba 200 euros más y se iba.

-Y la crisis, ¿cómo la lleva?
-Mi local en propiedad en lo que va de año ha facturado más que en 2008, porque hemos intentado dar más calidad y atención al cliente. Usamos, por ejemplo, sólo aceite de oliva. Además, nuestro perfil es muy amplio. Aquí vienen desde profesionales (abogados o notarios) hasta obreros de la construcción. En cuanto a la facturación del grupo, hay un crecimiento del 23%, hasta los 6 millones, y el local que regento en concreto crecerá el 5%.

-¿Y la previsión de futuro?
-Tenemos un proyecto con un grupo fuerte de Madrid y la idea es montar un mínimo de cinco bodegas propias más las franquiciadas. Aparte seguiremos con el crecimiento y éste va a depender de la situación económica. Si se pone bien, pasaríamos a abrir de 20 a 25. Si no, será difícil pasar de 10. Además, tenemos un proyecto que no vamos a hacer en régimen de franquicias sino con inversores y lo acometeremos en UTE entre dos empresas. Será con En Car'conde, con quienes hemos creado un nuevo concepto. Esperamos tener los primeros locales montados a principios del año que viene.

-¿Cuánto cuesta montar una franquicia de La Andaluza?
-40.000 euros si es un local ya preparado. 800 euros el metro cuadrado en general. Hay algunas que lo rentabilizan en un verano. Lo normal es tardar año y medio.

  • 1