Cultura

«Es intolerable que se pretenda cambiar la lengua por decreto»

El escritor Javier Marías, que hoy ingresa en la Real Academia Española, considera "intolerable" que en España haya determinados grupos que pretendan "cambiar la lengua por decreto", y asegura que el Congreso de los Diputados "no es nadie para imponer nada en el ámbito de la lengua".

el 15 sep 2009 / 03:48 h.

El escritor Javier Marías, que hoy ingresa en la Real Academia Española, considera "intolerable" que en España haya determinados grupos que pretendan "cambiar la lengua por decreto", y asegura que el Congreso de los Diputados "no es nadie para imponer nada en el ámbito de la lengua".

"El Congreso se permitió imponer oficialmente que se tuviera que decir 'A Coruña' y 'Girona', cuando, si se habla en castellano, lo lógico sería decir 'La Coruña' y 'Gerona'. Intentar que por decreto se diga de una manera que no es la normal, eso es intolerable, es una usurpación de atribuciones y es también algo dictatorial", asegura Marías en una entrevista con Efe.

En su casa de Madrid, rodeado de un sinfín de libros y de su curiosa colección de soldaditos de plomo, Marías (Madrid, 1951) adelanta las líneas generales del discurso que leerá hoy, titulado Sobre la dificultad de contar; se confiesa "muy pesimista" ante el aluvión de incorrecciones que cometen los hablantes, y se refiere a "las presiones" que recibe la Academia para "quitar o poner palabras".

El autor de Corazón tan blanco, quizá el novelista español actual de mayor prestigio internacional, cuya obra está traducida a unos 40 idiomas, está ilusionado con su ingreso en la RAE, aunque el frac que se exige para la ceremonia no parece convencerle demasiado. "Nunca me he disfrazado de eso", asegura. En su discurso abordará "la dificultad sobre todo de contar lo acaecido, lo real, lo sucedido", y cita como ejemplo lo que se pretende hacer estos días con motivo del bicentenario del 2 de mayo de 1808. "Yo vengo a decir que eso es prácticamente imposible". "En realidad, se podría decir que lo único que se puede contar cabalmente es lo que no ha pasado, lo que no ha ocurrido, y ésa es un poco la paradoja del discurso", afirma.

El escritor se muestra "pesimista" sobre el futuro del español y dice que el uso incorrecto de este idioma "es una marea muy difícil de parar, por no decir que es imposible pararla", un problema del cual "los medios de comunicación son en grandísima medida responsables". El autor de Corazón tan blanco se refiere también a "otro peligro" que le preocupa: "la tendencia por parte de diferentes colectivos a querer cambiar la lengua por decreto", entre ellos "los grupos feministas" que ejercen "una gran presión para que se metan palabras en el Diccionario de la Academia" o para que se saquen de él. "Se puede intentar que se use menos, pero querer quitarla del Diccionario es intolerable, algo propio de los dictadores", subraya Marías. "El ámbito del habla es uno de los más libres que existe, junto con el del pensamiento, y nunca se debe imponer nada", asegura.

  • 1