Local

«Es un mito decir que en España no hay tortura»

El director de la sección española de Amnistía Internacional acaba de publicar su primer ensayo, Derechos Torcidos, donde a título personal hace una serie de reflexiones sobre los derechos humanos en nuestra sociedad.

el 15 sep 2009 / 23:23 h.

TAGS:

-Usted habla en su libro de que un político debe gobernar para corregir a largo plazo. ¿Algunos de nuestros últimos presidentes ha seguido su consejo?

-No quiero calificar globalmente, pero muchas veces para actuar miran demasiado las encuestas y se pliegan a lo que la opinión pública les pide en un momento dado, cuando lo que deben hacer es lo que ellos creen.

-¿Cree que eso puede suceder con el caso de Marta del Castillo y con la petición de sus padres de que se implante la cadena perpetua?

-Los padres están viviendo un calvario, no sólo por el asesinato de su hija sino también por su desaparición, pero hay que tener cuidado con legislar en caliente, especialmente cuando ya en España hay una legislación muy restrictiva. Aquí quien comete un delito sabe que se enfrenta a la Policía y sabe que va a ser detenido.

-¿Qué le parece que España pueda acoger presos de Guantánamo si la ley lo permite?

-Es una buena decisión, ahora hay 60 presos en el penal de Guantánamo que no pueden volver a sus países de origen porque serían sometidos a malos tratos. España, de todos modos, debería empezar por los que están aquí, como un marroquí que ha pedido ya asilo y refugio.

-¿Hay algún método eficaz para acabar con el terrorismo?

-Siendo el terrorismo una amenaza real para miles de personas, en mi opinión el gran problema ha sido combatirlo sin principios. Se deben utilizar las dos pes: policía y principios, pero hasta ahora más bien ha faltado policía y han sobrado militares.

-¿Este fenómeno es más peligroso en la actualidad?

-Tenemos lo peor. Esperemos que ahora podamos corregirlo. Hay más inseguridad por los atentados terroristas y porque se puede haber limitado el derecho internacional, aunque es verdad que en los últimos 10 años no se ha cambiado una sola coma de los derechos internacionales y eso es importante. Por ello debe crearse una comisión de investigación independiente para saber qué ocurrió con los abusos que cometió EEUU en el marco de la guerra contra el terrorismo. No puede haber impunidad.

-¿Todos los terrorismos son iguales?

-Uno de los mitos es que los terroristas son pocos y están aislados. Esto no es así, muchas veces tienen mucho apoyo social. Otro mito es que los terroristas sufren de desvarío mental, porque muchas veces los terroristas actúan de forma muy pensada para violar los derechos de la gente. Y tan fuerte como el terrorismo es el miedo al terrorismo como política de gobierno, porque saca lo peor de la sociedad.

-Los etarras denuncian ante las asociaciones de derechos humanos que en España se les tortura, ¿es eso habitual?

-No. España ha avanzado, pero es un mito decir que aquí no se tortura. Se da con especial gravedad en el ámbito de la inmigración con componentes racistas, también se da en las zonas oscuras de la lucha antiterrorista. El gran fallo es que en España la tortura no se contempla como problema, y por ello no se toman medidas para atajarlo. Las buenas experiencias en el País Vasco y Cataluña de videocámaras en centros de detención deberían exportarse al resto del país. Las videocámaras bajo control judicial no es una medida suficiente para combatir la tortura pero sirve para prevenir y para garantizar a los agentes que son acusados de falsas torturas.

-¿Hay algún sistema para controlar los malos tratos?

-No. Debe ponerse en marcha un mecanismo eficaz para investigar las torturas, porque hay veces que no hay imparcialidad para investigarla. La tortura no es sistemática en España, pero es más que esporádica y debería verse como problema.

-¿La tortura se ha producido por igual en gobiernos de derechas que de izquierdas?

-No es cuestión de ideología.

-En un ranking mundial sobre la tortura, ¿España en qué posición estaría?

-No son los Cuarenta Principales. El problema es que no se reconoce que existe la tortura en nuestro país.

-¿Cómo califica la política de inmigración que está siguiendo el Gobierno actual?

-Se ha dado una de cal y otra de arena. Necesitamos otra política de inmigración, hacer las cosas de otra forma. Los esfuerzos sólo se han centrado en poner controles y fronteras.

-¿En España se respetan los derechos de los inmigrantes?

-Hay problemas muy serios en España y Europa con las personas que no tienen papeles, aunque España no es de los países en los que los inmigrantes estén peor.

-¿Qué futuro le espera a la franja de Gaza?

-Hay posibilidad de maniobra para solucionar el conflicto, pero primero hay que controlar el armamento de unos y de otros. EEUU debe dejar de vender las bombas que utiliza Israel y China e Irán dejar de suministrar los cohetes que lanza Hamás. Lo que es inaceptable es que un millón y medio de personas vivan en la cárcel más grande del mundo, la franja de Gaza. Además hay que abrir una investigación por las bombas de fósforo blanco que ha utilizado el Gobierno israelí.

  • 1