Local

Escasez y abundancia

el 11 abr 2011 / 06:11 h.

TAGS:

Hemos llegado a las jornadas claves y fundamentales para conseguir los objetivos. Son estas en las que no se pueden cometer errores. Y si llegáramos a ellos, habríamos de tener el margen de error suficiente para no quedar apeados al final de la liga. El Sevilla logró un punto escaso con el empate (2-2) en Mallorca. El Betis nadó en la abundancia con su victoria (2-3) en Jerez y encima vio cómo el Rayo Vallecano no pasaba del empate ante el Albacete y el Celta de Vigo volvía a perder en su campo frente al Valladolid.

Utopía. El presidente del Sevilla FC, José María del Nido, había intentado insuflar moral a su equipo lanzando la proclama de que llegar a la Champions era posible consiguiendo los 24 puntos en litigio. Al primer tapón, zurrapa. Un punto es un bien escaso cuando se necesitan los tres. El equipo de Manzano careció, una vez más, de esa ambición atacante que sacó cuando había tirado por la borda medio tiempo. Se vuelve al único punta que se puede argumentar por la ausencia de Kanouté, pero que se desdice cuando se saca a prisa y corriendo a Rodri ante la inoperatividad de Romaric en el acompañamiento a Medel. Las jornadas pasan y cuando parece haberse encontrado el equipo y sus soluciones vuelven las dudas. Hoy por hoy Manzano sigue sin ganar crédito ante el aficionado y la Champions entra dentro del terreno casi utópico.

Más cerca. Antes del partido frente al Xerez Deportivo el Real Betis había tenido dos satisfacciones. La derrota del Celta de Vigo y el empate del Rayo Vallecano. Sólo faltaba certificar una victoria en Chapín para volver al liderato y tener un colchón de siete puntos en los puestos de ascenso. La primera final la saldó con victoria (2-3), con un fútbol con Emana muy convincente que pone la moral por las nubes. Teniendo los pies sobre la tierra da para pensar que si no falla sólo en sus partidos caseros el objetivo impuesto por obligación moral y económica está cada vez más cerca. Llegan en Sevilla días en los que la cabeza está puesta en lugares muy diferentes a los del fútbol. Los responsables verdiblancos que conocen bien este paño saben cuán caras son las distracciones y más cuando el horno no está para esos bollos. El ascenso está cerca pero ya saben aquello de la piel del oso. Pongan el refrán en práctica, es un buen consejo.

  • 1