Local

Escenario ante el 9-M. La precampaña electoral y el debate andaluz

Tanto tiempo reclamando un debate estrictamente andaluz y resulta que, al final, se convierte tal reivindicación en arma de doble filo. Hasta ahora, la discusión se cernía a la amenaza de la ruptura de España y la supuesta connivencia de Chaves, a quien se le incluía en un inconfeso pacto...

el 14 sep 2009 / 23:33 h.

Tanto tiempo reclamando un debate estrictamente andaluz y resulta que, al final, se convierte tal reivindicación en arma de doble filo. Hasta ahora, la discusión se cernía a la amenaza de la ruptura de España y la supuesta connivencia de Chaves, a quien se le incluía en un inconfeso pacto con los terroristas y lo que hiciera falta, tal y como se puso de manifiesto durante la campaña del referéndum sobre el Estatuto. Sin embargo, es ahora cuando aparece con fuerza el problema de la economía y de la ruina que, según nos anuncian, va caer sobre nuestras cabezas. Pues si así vienen las cosas, se cambia de discurso, sin más. Sólo es cuestión de añadir cifras y, si hace falta, dos huevos duros más. De esta forma, lo que se podría considerar como todo un flanco débil de los socialistas puede que se convierta en una buena oportunidad para demostrar la insolvencia del contrario. Se acabó eso de lanzar gruesas acusaciones contra el presidente andaluz. Por más que lo intenten no logran socavar su imagen como se comprueba en todos y cada uno de los sondeos de donde sale siempre como el único que aprueba por los encuestados. Lo que se tercia es hablar del desarrollo de nuestra tierra y aquí, la verdad, es que caben pocas frivolidades.


Todos los partidos apuestan por el pleno empleo

Miren por dónde, aquel gesto de hace ya más de un año del consejero Antonio Fernández aspirando, abiertamente, por el pleno empleo en Andalucía, cobra más valor que nunca. Entonces se le tachó poco menos que de "lunático", pero lo cierto es que, al fijarse ya públicamente ese objetivo, se situaba más al alcance de la mano que nunca acabar con esa lacra que nos ha caracterizado como es el alto nivel de paro. A pesar del repunte que se está registrando en estas fechas, ha dejado de ser un sueño el pleno empleo, gracias a la pujanza económica de nuestra tierra hasta el punto de que ya se ha convertido en una apuesta electoral, clara y definida. Tanto es así que no resulta extraño comprobar, no sólo cómo el PSOE lo incluye entre uno de sus objetivos prioritarios sino que, también, se ha sumado a ello el PP, formación que meses atrás se tomaba a broma eso de que, por primera vez, se hable de reducir a porcentajes insignificantes la tasa de desempleo.


Rigor para revestir de credibilidad los mensajes

Y es aquí donde unos y otros deben tener el máximo cuidado posible. No se pueden crear falsas expectativas haciendo promesas electorales alejadas de la realidad. Pero tampoco se pueden presentar propuestas para combatir un asunto tan serio como es el paro, carentes de rigor sustentándose en cifras que no guardan relación alguna con la actualidad. El "patinazo" protagonizado por los populares al quedarse alarmantemente cortos con esos dos mil millones de euros que pondrían en la mesa para luchar contra el paro, muy lejos de los más de cincuenta mil que ya sea aplican, da buena cuenta de la seriedad del envite al que nos enfrentamos. Pero ha sido un buen toque de atención. Ya no vale anunciar que se rompe el país. La precampaña electoral nos ha demostrado que se exige más rigor que nunca puesto que, al fin y al cabo, se trata de hablar de Andalucía y, a ser posible, con credibilidad.

  • 1