Local

Esfumándose la vida

El tabaco es la principal causa evitable de muerte. A pesar de la Ley que regula su consumo, éste no ha disminuido y los enfermos por problemas respiratorios, tampoco. Foto: Cristina Bellido.

el 15 sep 2009 / 05:39 h.

TAGS:

El tabaco es la principal causa evitable de muerte. A pesar de la Ley que regula su consumo, éste no ha disminuido y los enfermos por problemas respiratorios, tampoco. La prevención y la concienciación son las armas más afectivas para combatirlo. Por ello, protagonizan el Día Mundial Sin Tabaco en Sevilla.

La ciudad se ha adelantado a la celebración del Día Mundial Sin Tabaco. A pesar de que la Organización Mundial de la Salud ha designado el 31 de mayo para celebrar este día, Sevilla lleva toda una semana dedicándose a ello. Ayer, la capital era un hervidero de actividades que tenían un claro objetivo: informar a la población general de los efectos nocivos del tabaco y prevenir a los que aún no han comenzado con este hábito que mata entre la mitad y un tercio de sus consumidores.

En todas las etapas, ya sea infancia, juventud o madurez, hay que concienciar. Por ello, la conmemoración de este día internacional se dejó notar en colegios e institutos, universidades y centros hospitalarios de la capital hispalense. Y es que, si se tiene en cuenta que un 33% de la población andaluza es fumadora, aún queda mucho por hacer.

El cambio a lo dulce. Un cigarro, un caramelo. Como no podía ser de otra forma, en los entornos médicos de la ciudad "se debía predicar con el ejemplo". Por ello, en centros como el Virgen del Rocío, los carteles y folletos que durante toda la semana han estado a disposición de los usuarios de sus hospitales, se veían ayer acompañados por dulces y caramelos. "Invitamos a los fumadores a que nos cambien un cigarro por un chupa chups", explicaba Concepción Perea, voluntaria de la Asociación Española Contra el Cáncer, "así, al menos hoy, se fumarán uno menos". Además, los profesionales allí presentes, trasmitían a los afectados, que "a la hora de dejar de fumar, no están solos, sino que hay un gran equipo médico que les puede acompañar en el proceso". Y no sólo eso, a los que quisieran, los estudiantes de Enfermería les medían el monóxido de carbono en sangre a través de la cooximetría. "Medimos, cómo de afectada está la sangre de los fumadores", explicaba Marta Navas.

Una persona no fumadora debe tener "entre 0 y un 2%". Tras realizar más de 50 pruebas, los resultados eran algo alarmantes. "La mayoría supera el 10% de monóxido en sangre, lo que ya empieza a ser preocupante; incluso hay algunos que han superado el 40%". Estas pruebas, "que sirven para concienciar de los perjuicios del tabaco", también se realizaron ayer en la Universidad de Sevilla, en la que se propusieron actividades alternativas al tabaco, como el deporte, para incitar a los jóvenes a abandonar este hábito. Una "maqueta de pulmones" en las que se mostraban los efectos nocivos de fumar, un mural sin humo, en el que los no fumadores exponían su visión, y el reparto de información, completaban las actuaciones promovidas desde la Hispalense para este día. "Si yo hubiera tenido la información que hay hoy, nunca hubiera comenzado este vicio", explicaba José Angulo. A sus 62 años se ha visto obligado a dejar de fumar. "Me había quedado sin oxígeno en la sangre, se me dormían las extremidades y no podía respirar", sentencia. Lleva ya un mes sin probarlo, y asegura que nunca lo volverá a hacer.

  • 1