domingo, 17 febrero 2019
07:01
, última actualización
Local

Espadas asume la herencia del alcalde pero promete cambios

El candidato del PSOE despeja dudas: «Si no gano las elecciones, me quedaré.

el 28 may 2010 / 18:37 h.

TAGS:

Presentado formalmente y con los deberes hechos. Juan Espadas, el oficialmente nombrado candidato del PSOE a la Alcaldía de Sevilla en 2011 desde la Ejecutiva provincial del jueves, se presentó ayer ante los medios con las palabras medidas entre la alabanza a la labor de su antecesor y las ganas de cambio. Llevaba muy bien preparado su discurso "ante el seguimiento microscópico" de las palabras del secretario provincial, José Antonio Viera, que el día anterior había dicho de él que era "el mejor candidato disponible en estos momentos".

Y empezó a hacer campaña contra Zoido, del que dijo que "sólo está disponible si gana". "Yo voy a ser el alcalde de Sevilla, pero si no gano, yo sí que me quedo", afirmó rotundo un Espadas que recibió una cerrada ovación de sus compañeros socialistas con cargo público en Sevilla en la foto de familia. En relación a esa disponibilidad, también tuvo tiempo para elogiar a los militantes de su partido: "En el PSOE de Sevilla hay mucha gente competente que podría haber sido candidata".

Sin mojarse expresamente en cuanto a su plan de futuro y sin dejar ninguna puerta cerrada por supuesto, Espadas empezó a contraatacar a su principal rival, el candidato del PP, Juan Ignacio Zoido. "Cuando no se habla de ideología, es que no se quiere contar lo que se va a hacer".

En referencia al posible pacto con IU, que adelantó "no me lo planteo", continuó reconociendo que "en 2007 los ciudadanos votaron para que los partidos se pusieran de acuerdo y entonces el PP se quedó solo como siempre. El PSOE sí fue responsable de llegar a un acuerdo".

Y en ese escuchar la voz de los sevillanos, a lo que apeló en toda su intervención como eje de su proyecto de Gobierno, el cabeza de lista socialista se postuló como "el alcalde de los ciudadanos más que alcalde de la ciudad, por eso voy a empezar a escuchar".

"Yo, a diferencia de otros que dicen ver la ciudad con ojos de alcalde, veré la ciudad a través de los ojos de los ciudadanos, con sus ilusiones y sus decepciones, con sus expectativas y sus problemas", expuso como declaración de intenciones de una labor que, según afirmó, comenzará hoy mismo visitando todos los barrios. "Yo no voy a presentar un único programa electoral, voy a tener once programas, uno por distrito".

"No es momento de hablar de un programa, sólo de pinceladas de un proyecto" en el que apostó por convertir a una ciudad que "con sólo nombrarla levanta pasiones" en "una ciudad más justa y de oportunidades" recogiendo "el testigo de los tres mandatos que han transformado la ciudad", ante lo que criticó la "vileza de aquellos que dicen que Sevilla no ha avanzado".

En el capítulo de la asunción de los errores pasados, Juan Espadas se mostró abierto a reconocer las opiniones contrarias -"se pueden y se deben aceptar las críticas, pero partiendo de que los sevillanos están orgullosos de vivir en Sevilla". Ahí fue donde se desmarcó del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín -para quien pidió un respeto que "no se le tiene"- dándole una de cal y otra de arena.

"Se aprende mucho de tres mandatos, pero empieza un nuevo ciclo político, los ciudadanos quieren un cambio y los partidos tenemos que saber renovarnos". "Mis propuestas serán para cambiar pero sabiendo que se parte de una herencia de transformación, cuyos pilares son muy importantes".

"Este es un proyecto ambicioso que debe contar con la inteligencia para aprovechar lo que se ha hecho y la capacidad para afrontar el futuro sin ataduras", al tiempo que reiteró su intención de buscar el consenso. "No soy de los que le gusta imponer modelos, hay que compartirlos con la inmensa mayoría", una afirmación que demuestra que Espadas pone en práctica lo que propone. Porque a su discurso de ayer no le faltó intelecto para decir sin decir o no decir diciendo mucho. 

  • 1