Local

Espadas cambia de modelo y elimina los contratos programa

El PSOE inicia una ronda de contactos para calmar todos los frentes abiertos antes de la recta final de la campaña

el 30 oct 2010 / 19:24 h.

TAGS:

La abstención. Juan Espadas lo admitió el pasado martes en su conferencia en Antares. El riesgo de una alta abstención en las elecciones se ha convertido en una “obsesión” para él y para todas las agrupaciones de la capital. Aunque en algunos distritos los socialistas aseguran que hay más receptividad de la prevista, el candidato no acaba de despertar la expectación en la ciudadanía que debía tener como posible alcalde. La escena del acto en el que Espadas realizó esta confesión es paradigmática de la compleja situación del PSOE en Sevilla.

Escasa asistencia. En Antares, una plataforma simbólica en las campañas electorales, apenas llenó medio aforo –muy lejos de los actos protagonizados en 2007 por Monteseirín y Zoido–. Y al margen de algunos representantes de la Asociación de Ingenieros Industriales, que organizaba el evento, el resto eran rostros representativos de las agrupaciones, del Consistorio y del entorno del candidato como Faustino Valdés, Lucrecio Fernández, Demetrio Pérez, Nieves Hernández, Evangelina Naranjo o Manuel Llorente. Todos, además, más pendientes de sus móviles que del acto: en esos momentos dimitía el número dos del PSOE-Andaluz, Rafael Velasco. Ni Miguel Ángel Vázquez ni José Antonio Viera podían esconder su preocupación. Y, por último, en la puerta decenas de manifestantes en contra del decreto de reforma de la administración autonómica canalizaron su malestar hacia el candidato.

Los barrios. Superada la primera fase de contactos con los barrios, las agrupaciones trabajan ya en la siguiente etapa del candidato: recabar propuestas concretas. Juan Espadas ya ha trasladado a las agrupaciones que no quiere los contratos programas que ha abanderado Alfredo Sánchez Monteseirín desde 1999. No habrá compromisos específicos con entidades. A partir de ahí, cada agrupación ha establecido su estrategia, pero con un objetivo común: contactar con todas las asociaciones y el mayor número de personas posibles, recoger sus propuestas y trasladarlas luego a Espadas para que éste ratifique su compromiso con el barrio. Evolucionan así los planes estratégicos de 2007, que pasarán ahora a ser proyectos integrales para cada barrio y cada distrito. Ahí entrarán remodelaciones integrales de barriadas, con el modelo de Regiones Devastadas, aunque con colaboración del sector privado. Zonas como Torreblanca están en la agenda.

Apagar fuegos.  El equipo de Espadas y sus agrupaciones compatibilizan este trabajo con un intento de frenar los conflictos sindicales y vecinales que amenazan la campaña del candidato. Se quieren apagar todos los fuegos antes de la recta final, y de ahí que se mantengan reuniones con empresarios y trabajadores de Mercasevilla; con los trabajadores de Tussam; con los empleados de Aussa, con los que se verá esta semana, e incluso con los sindicatos municipales. Alfonso Mir lleva semanas tratando de calmar los ánimos en la Policía consciente del impacto que pueden tener los problemas del cuerpo en la campaña. El problema es que, de momento, tiene poco margen para ofrecer algo ante la delicada situación económica y las elecciones.  

Las empresas. Pero pese a estos intentos de Espadas y del PSOE, la realidad es que las empresas municipales encaran el cierre del mandato en una situación límite sin que el Ayuntamiento tenga opciones de salir a su rescate en estos momentos. No sólo se trata ya de las habituales, Tussam y Lipasam, sino de otras como Giralda TV, que esta semana presentará unas cuentas que revelan que los alrededor de dos millones de euros que se presupuestaron para la televisión se han quedado cortos. Y eso que se ha optado por aplazar el proyecto de la radio que tenía previsto iniciarse el pasado mes de septiembre. Tampoco Aussa, con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo , ofrece tranquilidad al candidato, sobre todo por la dificultad de entender un recorte de personal de una administración gobernada por PSOE e IU con unas pérdidas inferiores a los 50.000 euros.

Senado. “Soy un gestor”, se autodenominó Espadas en su conferencia de Antares. Es su carta de presentación ante estos conflictos, aunque él mismo se encargara de debilitarla, al confesar que al tener los días “sólo 24 horas” aún no ha podido analizar la situación de Emasesa. Precisamente la empresa dirigida por Manuel Marchena, persona de confianza del alcalde y ahora imputado. Y encima, en la recta final, su tiempo incluso se recortará: esta semana tomará posesión como senador lo que ha obligado a reajustar su agenda de trabajo en la ciudad.

fjalonso@correoandalucia.es

  • 1