Local

Espadas pide al Gobierno municipal que abandone su "posición de dureza" en Lipasam

el 01 feb 2013 / 15:24 h.

TAGS:

El portavoz socialista del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, ha reclamado este viernes al Gobierno municipal de Juan Ignacio Zoido, que abandone su "posición de dureza" en el conflicto que sacude a la ciudad a cuenta de la huelga indefinida que pesa sobre la sociedad municipal Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam). Espadas pide al Gobierno local que deje de "cargar las tintas" cada mañana y comience a negociar una salida al conflicto.


El paro técnico comenzó la noche del pasado domingo y se traduciría ya en más de 2.800 toneladas de basura y residuos que esperan su recogida en las calles de Sevilla. Ante la prolongación del conflicto, Espadas ha manifestado en un comunicado que no procede que, ya en el quinto día de huelga, el comité de empresa no haya recibido "ninguna llamada" por parte del Gobierno local, que esgrime que no comenzará a negociar hasta que cesen los actos vandálicos que los gobernantes asocian al paro técnico. Los sindicatos, no obstante, desligan estos incidentes de las movilizaciones.

"No entiendo la actitud ni la gestión de este conflicto por parte del alcalde. Se encargan cada día de cargar las tintas desde el Gobierno municipal en los diferentes problemas que se van generando en la ciudad", señala Espadas en referencia al cruce de acusaciones que, cada día, vienen protagonizando el Gobierno local y el comité de empresa. Para el dirigente socialista, no basta con que el alcalde "convoque comisiones de seguimiento" del paro técnico si, en la práctica, "no piensa hacer nada para resolver esa situación".

"El alcalde es incapaz de remangarse y sentarse a poner una propuesta encima de la mesa y negociarla con los sindicatos. La ciudad necesita un acuerdo, necesita que su alcalde se ponga de acuerdo con el comité de empresa", ha enfatizado para reclamar al Gobierno local que abandone su "posición de fuerza" y "dureza" porque "las responsabilidades no son iguales". "Este problema no lo resuelve el comité de empresa por sí mismo, se resolverá cuando el alcalde sea capaz de llegar a un acuerdo", resume Espadas sobre este aspecto.

Y es que, como señala Espadas, "parece que lo que le preocupa al alcalde es demostrar que tiene una autoridad inflexible y ese rumbo no es el correcto". "El comité está de acuerdo con que la jornada de 37,5 horas se desarrolle y lo que quiere pactar es su concreción. Respecto a los aspectos salariales, nadie puede negar los esfuerzos ya realizados por la plantilla durante tres años para ajustar los costes de personal. Es posible el diálogo y lo que veo es una posición de dureza que no conduce a ninguna parte. Antes o después habrá que resolverlo", concluye Espadas.

  • 1