Local

Espadas propone una agencia para 'vender' la marca Gran Sevilla

El consejero anima a los empresarios a invertir en las áreas de oportunidad.

el 06 nov 2009 / 18:54 h.

TAGS:

Cerrado el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus), toca buscar inversores para poner en marcha las 69 áreas de oportunidad recogidas en el documento que marca las directrices de crecimiento para un territorio de millón y medio de habitantes.

El consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Espadas, abogó ayer por “la creación de una agencia que impulse su desarrollo” y sirva “para captar inversiones, no sólo en España, sino también en el extranjero”. Lo hizo en el marco de una nueva edición de los Encuentros de El Correo, celebrada en La Rinconada con el título Los municipios ante el Potaus, y donde compartió mesa con el alcalde del municipio, Javier Fernández (PSOE), y el director de este diario, Antonio Hernández-Rodicio.

El consejero reabrió de este modo el debate por un modelo de gestión conjunta para la aglomeración urbana con una propuesta diferente a las oídas hasta el momento. “No hablo de una autoridad única, sino de un equipo humano, que se lance al mercado a captar inversiones”, agregó, distanciándose así, sino del modelo, al menos del término, defendido hasta la fecha por el PSOE de Sevilla y que, en todo caso, no llegó nunca a presentarse pese a que estaba anunciado para el pasado mes de febrero.

El máximo responsable de Vivienda y Ordenación del Territorio en Andalucía prefirió hablar de “plataforma público privada, para tener una capacidad de interlocución única”, porque “el debate de autoridad única limita, y no hay que impulsar mecanismos de tutela, sino ver qué instrumentos hay ya en las administraciones para ser capaces de coordinarlos”. Y eso con un claro objetivo: vender la marca Gran Sevilla como un lugar de oportunidades para los inversores, donde sus 46 municipios tienen menos fuerza si van por separado. Delante de un auditorio compuesto mayoritariamente por empresarios interesados en profundizar en las expectativas abiertas por el Potaus, recordó que “no se trata de un proyecto de gestión de servicios metropolitanos, sino de un proyecto metropolitano, y hay que dar un paso más, no quedarnos en la planificación”.

Conminó así a los inversores a hacerlo realidad: “Hace falta voluntad empresarial”. El consejero remarcó que ya funcionan instrumentos de este tipo, donde no se restan competencias, sino que se suman voluntades, como puede ser el propio Consorcio de Vivienda del área metropolitana. “Ninguno de los municipios que lo integran cedió competencias”, subrayó, al tiempo que citó las agrupaciones de interés económico que crean algunos consistorios como otro sistema similar de trabajo aplicable al área metropolitana para crear su “agencia de innovación y avance en sostenibilidad”.

Porque precisamente la apuesta por la sostenibilidad fue lo que más destacó del Potaus, como una manera también de salir de la actual crisis, gracias a “un modelo de desarrollo económico que se asienta sobre un territorio cohesionado y con garantías”.

Y en las garantías que ofrece el Potaus incidió durante su intervención el alcalde, quien brindó la visión desde la municipalidad: “Los municipios queremos dinero y competencias, pero también que la Junta de Andalucía nos trate de tú a tú, no como padre e hijo, sino como hermanos”. En su opinión, el Potaus está permitiendo “profundizar en la supramunicipalidad, que tiene que ser algo más que lo hecho hasta ahora, como buscar un agujero donde verter los pueblos los residuos conjuntamente”.

Fue también muy gráfico a la hora de describir los avances realizados, tras una etapa de desorden, en materia de planificación del urbanismo los últimos años. “El Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) nos bajó de las nubes con sus directrices, y el Potaus nos ordena y, sobre todo, nos da tranquilidad jurídica, urbanística y política, e imagino que para el sector empresarial ocurre igual”.

  • 1