viernes, 22 febrero 2019
11:49
, última actualización
Local

España aboga por "más Europa" 25 años después de su ingreso

Felipe González: «Hoy, más que nunca, creemos que la Unión Europea es la solución».

el 12 jun 2010 / 20:07 h.

TAGS:

Los Reyes y los Príncipes de Asturias, acompañados por el presidente del Gobierno español, presiden el acto conmemorativo de entrada en Europa.

España quiere más Europa. Y así lo dijeron ayer todas las autoridades que participaron en el acto conmemorativo del XXV aniversario de la firma del Tratado de adhesión de España y Portugal a las Comunidades Europeas (CEE) que se celebró en el Palacio Real de Madrid, presidido por los Reyes y los Príncipes.


El primero fue el ex presidente del Gobierno Felipe González, quien achacó la crisis global al "capitalismo de casino" y reivindicó una "economía social de mercado" para Europa, porque la única alternativa, advirtió, son "utopías regresivas". Ante sus sucesores en el cargo, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, González, que firmó ayer hace 25 años ese Tratado, garantizó que la solución a la crisis es "más Europa"; "si no existiera Europa, tendríamos que inventarla". "Hoy -por ayer-, más que nunca, creemos que Europa es la solución", dijo.


"Los viejos roqueros del euro-peísmo, como Mario Soares (asistente al acto y encargado de firmar la adhesión de Portugal a la CEE también en 1985) y yo mismo, en estos momentos de crisis y aniversario, queremos más y mejor Europa, queremos que Europa sea más relevante para los ciudadanos y para el mundo", manifestó. A su juicio, ahora que se extiende el decaimiento y la desconfianza, es necesario apostar por un modelo de economía social, sostenible desde el punto de vista medioambiental y altamente competitivo.
El ex presidente rememoró el largo proceso de adhesión de España y cómo se disiparon pronto los temores que había suscitado esa ampliación entre los socios europeos. Han sido "25 años buenos para España, buenos para Portugal y buenos para Europa"; "dimos mucho y recibimos mucho", subrayó.


A pesar de la actual crisis, "mereció la pena y merece la pena", porque España ha vivido los 25 años más positivos de su historia contemporánea y, en estos momentos, "Europa es la solución", insistió González.


En la misma línea, el Rey subrayó la necesidad de aunar entre todos en torno a la UE "el liderazgo y las energías necesarias para asegurar a Europa el peso y la voz que le corresponde frente a los retos y las crisis" del actual mundo global. Tras recalcar que, gracias a la UE, España ha "progresado y superado otros momentos de dificultades", el jefe del Estado afirmó: "la fe en el futuro de Europa es nuestro destino, es también nuestro compromiso y será nuestro mejor legado para las generaciones venideras".


El Rey destacó "lo mucho" que el ingreso en la Unión supuso para "la estabilidad, el progreso y la modernización de España".
También José Luis Rodríguez Zapatero renovó el compromiso de España con Europa, reclamó una Unión "más perfecta y exigente" y abogó por emprender reformas "imprescindibles" para promover un nuevo modelo de crecimiento más equilibrado y sostenible. Zapatero consideró que el momento político actual pone a prueba a las instituciones, a los gobiernos y a Europa y garantizó que la coordinación económica acabará abriéndose camino. "En ésta, como en las ocasiones precedentes en las que Europa ha sentido vértigo ante un nuevo paso, España contribuirá a que la Unión lo dé, a que se decida y avance", añadió. En el acto celebrado en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa, Zapatero afirmó que Europa "no puede entenderse sin la huella ibérica".


Al acto en el Palacio Real asistió el jefe del Gobierno de Portugal, José Sócrates; el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek; y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, entre otros.

  • 1