Economía

España aportará un 60% más de avales al fondo de rescate

Este mecanismo se flexibiliza para que pueda comprar deuda de los países de la Eurozona

el 17 may 2011 / 19:22 h.

El ministro belga de Finanzas, Didier Reynders, conversa con la ministra Elena Salgado, antes de la reunión.

España deberá aumentar un 60%, hasta alrededor de 83.764 millones de euros, los avales que aporta al actual fondo de rescate temporal, tras el acuerdo alcanzado por los ministros de Finanzas de la Eurozona para reforzar la capacidad de préstamo de este mecanismo para países afectados por crisis de deuda, según anunció ayer la vicepresidenta económica, Elena Salgado.

Es el mismo esfuerzo que deberá asumir el resto de países de la Eurozona, con el objetivo de reforzar la parte intergubernamental del fondo de rescate para que alcance los 440.000 millones de euros e insuflar así más calma a los mercados. En la actualidad, sólo puede prestar 250.000 millones porque necesita contar con reservas para mantener la máxima calificación crediticia. Pero si se suman a esa cantidad los nuevos avales, la cifra del fondo se eleva hasta los 704.000 millones.

El acuerdo sobre el fondo de rescate actual estaba pendiente de que Finlandia levantara sus reservas tras las elecciones del mes pasado. La reforma, que todavía debe ser ratificada por los parlamentos nacionales, flexibiliza el mecanismo para que pueda comprar deuda a los países de la Eurozona en el mercado primario.

Salgado aseguró que el aumento de los avales por parte de España "no es algo urgente" porque "la cantidad que tenemos en los Presupuestos generales del Estado como el máximo de avales permitidos este año es mucho más que suficiente para los programas que nos hemos comprometido a financiar para el rescate de Irlanda y de Portugal".

"No hay ninguna urgencia en volver al Parlamento con esa aprobación adicional", subrayó.

La aportación que deberá hacer España al fondo de rescate es muy similar a la que le corresponde en el futuro mecanismo permanente, que estará operativo en 2013. Pero a diferencia del fondo actual, basado sólo en avales, en el caso del fondo permanente, el Gobierno deberá desembolsar 9.523 millones y el resto en garantías.

De los 78.000 millones del rescate aprobado por la UE para Portugal, España avalará entre 4.500 y 5.000 millones, según explicó ayer la vicepresidenta económica, que resaltó que "no se trata de un préstamo sino de garantizar las emisiones" del fondo de rescate, al tiempo que aseguró que esta asistencia está ya prevista en los presupuestos, "que es lo importante".

De los 78.000 millones de euros, 52.000 millones corresponden a los europeos (26.000 millones avalados por el presupuesto comunitario y 26.000 por los Estados miembros) y 26.000 millones al FMI.

Salgado explicó que a España le corresponde garantizar el 12,7% del tramo intergubernamental, es decir, 3.302 millones, pero a los que añadir "distintos colchones, uno primero del 20%, después la cobertura de los intereses, después las necesidades adicionales que surjan".

Además, Salgado indicó que España apoya un segundo rescate de la UE para Grecia si el país cumple estrictamente con su plan de ajuste y privatizaciones y pese a ello necesita más ayudas para financiarse. "La cuestión más importante es que desde Europa tenemos que estar absolutamente dispuestos a prestar a los países la ayuda que sea necesaria para contribuir a la estabilidad del euro", tras explicar que las "condiciones de mercado" no permitirán a Atenas volver a financiarse normalmente en 2012.

Un coto limitado a la especulación financiera

Los ministros de Economía de la UE aprobaron ayer una norma que da poderes limitados a la nueva Autoridad Bursátil Europea para restringir o incluso prohibir temporalmente las ventas en corto al descubierto (apuestas bajistas sobre el valor de una acción) y los seguros para cubrir el impago de la deuda (CDS, por sus siglas en inglés) en situaciones de emergencia que amenacen la estabilidad financiera o la confianza de los mercados en un Estado o en el conjunto de la Unión. La nueva Autoridad se ocupará además de coordinar la actuación de los supervisores nacionales en los casos de prohibición o restricciones. El objetivo de esta iniciativa es limitar la especulación con estos instrumentos financieros.

Los líderes europeos consideran que este tipo de apuestas bajistas contra los bonos de los países periféricos han agravado la crisis de deuda de la Eurozona. Se trata también de evitar que se repitan casos como el de Alemania, que en plena crisis en mayo de 2010 prohibió las ventas en corto al descubierto sin consultarlo con el resto de socios, lo que agravó la situación.

El acuerdo ha sido posible después de que tanto la Comisión como la presidencia húngara hayan dado garantías al Reino Unido de que tendrá en cuenta sus preocupaciones sobre los nuevos poderes de la Autoridad Bursátil durante las negociaciones con la Eurocámara, que debe ratificar el compromiso.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, se mostró convencida de que la norma habría limitado la ola de especulación contra la deuda española de la primavera pasada, que llevó a la UE a crear un fondo de rescate, y permitido identificar a los especuladores. Y destacó que, en el caso de las acciones, en España hay "una legislación incluso más rigurosa y estricta" que la aprobada por la UE que se seguirá aplicando, ya que esta norma marca un "mínimo".

Sin embargo, el Ecofin tumbó previamente una propuesta de compromiso presentada por Salgado, que diluía los poderes de la Autoridad y dejaba en manos de los ministros de Economía la decisión de declarar una situación de emergencia.

 

  • 1