jueves, 13 diciembre 2018
12:53
, última actualización
Economía

España arranca de la UE ayuda directa para la banca y la compra de deuda

Rajoy dice que no habrá condiciones por el rescate financiero, pero la CE le exhorta ya a subir el IVA y a eliminar la desgravación por vivienda.

el 29 jun 2012 / 17:35 h.

Mariano Rajoy en la rueda de prensa de hoy.

Italia y España resultaron vencedoras del pulso mantenido hasta el último instante con Alemania, que se vio obligada a ceder en la cumbre europea de la que salió una opción que parecía descartada de inicio: que el fondo de rescate europeo recapitalice directamente a la banca española sin pasar por el Estado, lo que significa que no computará como deuda y supondrá, por tanto, un alivio para las arcas públicas. A cambio, eso sí, habrá que cumplir "condiciones estrictas".

Los mercados también lo valoraron así. Baste echar un vistazo al cierre de la bolsa, que se anotó su mayor subida en dos años, no recordada desde mayo de 2010, (un 5,66%), hasta 7.102,2 puntos, y la prima de riesgo, que se relajó hasta los 477 puntos básicos, mientras que la rentabilidad del bono español descendió al 6,3%.
Los jefes de Estado y Gobierno de la Eurozona abrieron la puerta a la recapitalización directa, que podría ser posible a finales de año, ya que Alemania exige que antes se cree un supervisor bancario europeo único, un papel que jugará el Banco Central Europeo (BCE).

Además, acordaron que la ayuda del Eurogrupo a las entidades españolas no tendrá carácter preferente de cobro en caso de reestructuración y por tanto no relegará al resto de acreedores de España, dijo el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El Eurogrupo acabó aceptado así tras casi seis horas de reunión las exigencias del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que reclamaba estas medidas para evitar que la ayuda a la banca contaminase a la deuda pública. Rajoy y el primer ministro italiano, Mario Monti, llegaron a bloquear la aprobación de las conclusiones de la cumbre, entre ellas del plan de crecimiento de 120.000 millones, para exigir a la UE que tomara decisiones concretas en este ámbito.

El rescate de la banca española será financiado por el actual Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y se transferirá al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) cuando éste comience a funcionar pero "sin ganar estatus preferente", según la declaración aprobada por el Eurogrupo. "Éste era uno de los puntos principales en términos de confianza de los mercados", dijo el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso.

Hasta ese momento, la recapitalización de la banca "se hará con los actuales instrumentos". La inyección directa incluirá condiciones para las entidades beneficiarias de la ayuda y también para el conjunto del sector o incluso para el conjunto de la economía, según reza el acuerdo.

También se dio una respuesta favorable al gran caballo de batalla del italiano Monti. La cumbre del Eurogrupo autorizó un uso "flexible" a partir de octubre del fondo de rescate para comprar deuda de los países sometidos a presión de los mercados pese a estar realizando las reformas necesarias. Estos países no serán sometidos a un plan de ajuste adicional sino que deberán cumplir únicamente las recomendaciones ya realizadas por la UE en materia de política económica y reducción del déficit. Será el BCE el que actuará como agente del fondo de rescate para llevar a cabo estas operaciones en el mercado "de forma eficiente".

Tanto la canciller alemana como el presidente de BCE, Mario Draghi, dejaron claro que por supuesto la ayuda no será gratis. "Ninguna prestación sin contraprestación", espetó Merkel. Los líderes europeos han pedido a España en la cumbre que suba el IVA y los impuestos medioambientales y que suprima la deducción por vivienda que recuperó.

En caso de que el Gobierno no cumpla, la UE podría pedir que se congele el rescate bancario, explicaron fuentes comunitarias.

Rajoy aseguró, al igual que Monti, que no se está planteando la posibilidad de solicitar ayuda para que Europa alivie la presión sobre la deuda española, aunque calificó como "un mensaje muy claro" para actuar "en los mercados secundarios". Rajoy prometió que su Ejecutivo seguirá promovie ndo reformas para resolver los desequilibrios, pero rehusó confirmar si antes del verano subirá o no el IVA.

  • 1