Deportes

España aspira a hacer realidad el sueño del triplete en 1.500

El sevillano Manolo Olmedo se clasificó para la final de la prueba estelar del mediofondo con la misma facilidad que los otros dos españoles, Reyes Estévez y Arturo Casado. Los tres pelearán el viernes por subirse al podio en el Europeo de Barcelona.

el 28 jul 2010 / 21:46 h.

Manuel Olmedo vigila al inglés Andy Baddeley.

Manuel Olmedo, Arturo Casado y Reyes Estévez se metieron con asombrosa facilidad en la final de 1.500 metros, alimentando la hipótesis de un triplete español en la carrera de mañana viernes, poco después de que Marta Domínguez haya corrido la final de obstáculos.

La palentina, campeona mundial de 3.000 metros obstáculos y en posesión de la mejor marca europea del año (9:17.07), confesó al final de su serie que había tenido “malas sensaciones”, pero confía en recuperarse para luchar por su tercer oro europeo.

El sevillano Olmedo, campeón de España en su primer año en la distancia de 1.500, se puso a cola del grupo, progresó en la penúltima vuelta, entró segundo al último giro y gastó lo justo para cruzar en esa posición la meta en 3:41.47, a una centésima del británico Andy Baddeley.

En la segunda semifinal, Arturo Casado, líder europeo de la temporada con 3:35.02- y Reyes Estévez, que ya fue campeón de Europa hace doce años, luchaban por cuatro puestos directos de finalista. Reyes siguió el ejemplo de Olmedo en la primera vuelta, pero el letón Dmitrijs Jurkevic resolvió lanzar la carrera, buscando el pase por tiempos, y obligó a los españoles a subir. Al toque de campana Casado estaba segundo y Estévez tercero. El tirón del británico Tom Lancashire les dejó solos arriba. Estévez (3:40.86) le disputó el honorífico primer puesto a Casado, segundo con 3:40.98.

Por la mañana, Marta Domínguez se ganó el puesto en la final de obstáculos sin hacer gastos superfluos: entró cuarta en 9:41.93. Zulema Fuentes-Pila pasó por tiempos tras ser quinta (9:50.97), mientras Rosa Morató llegó sexta (9:53.96) pero se quedó fuera por poco.

La marcha femenina tampoco puso a España en el medallero. María Vasco, que aspiraba a completar su colección de preseas con una europea –ya tiene un bronce olímpico y otro mundial–, sufrió un tirón en el isquio derecho que la dejó fuera de la prueba en el undécimo kilómetro.

La rusa Olga Kaniskina, dos veces campeona mundial y una olímpica, logró el título que le faltaba, el de Europa, encabezando un triplete ruso al que se sumaron Anysia Kirdyapkina y Olga Sokolova. Kaniskina se fue sola en el quinto kilómetro. Otra barcelonesa, Beatriz Pascual, salvó el honor de la marcha española con el quinto puesto (1h29:52).

En martillo, la tarraconense Berta Castells se clasificó por primera vez para una final de alta competición con una marca de 66,61 metros. Castells logró su mejor marca en el primero de sus tres lanzamientos en la ronda de calificación, y en los otros dos también estuvo por encima de los 65 metros (65,95 y 65,26).

En el lado negativo, Naroa Agirre y Anna Pinero fueron eliminadas en pértiga con 4,25 y 4,15, respectivamente; Diego Cabello e Ignacio Sarmiento cayeron en primera ronda de 400 vallas; y Begoña Garrido y Marc Orozco, últimos en sus semifinales de 400.

LEMAITRE, REY BLANCO DEL HECTÓMETRO

El francés Christophe Lemaitre hizo historia en 100 metros al convertirse en el primer atleta de raza blanca que gana el título europeo en los últimos 28 años, relegando en siete centésimas al británico Mark Lewis-Francis.

Lemaitre compensó su pésima salida (224 milésimas) con una aceleración brutal en los últimos metros que le llevó a vencer con un tiempo de 10.11, mientras Lewis-Francis, el francés Martial Mbandjock, el portugués Francis Obikwelu y el británico Dwain Chambers acreditaron todos 10.18.

Desde que el alemán oriental Frank Emmelmann ganó el título europeo en Atenas’82, ningún atleta de raza blanca había logrado la medalla de oro.

  • 1