Local

España avanza en población con títulos pos-obligatorios pero sigue retrasada

España sigue siendo uno de los países de la OCDE con mayor porcentaje de población que carece de estudios por encima del nivel obligatorio, aunque el avance realizado en este aspecto es el más importante registrado entre los países miembros.

el 16 sep 2009 / 08:22 h.

TAGS:

España sigue siendo uno de los países de la OCDE con mayor porcentaje de población que carece de estudios por encima del nivel obligatorio, aunque el avance realizado en este aspecto es el más importante registrado entre los países miembros.

Según el informe "Panorama de la educación" de la OCDE publicado hoy, en 2007 por primera vez en la historia de España más de la mitad de la población de 25 a 64 años (el 51%) había llegado al menos a un nivel de educación secundaria superior, aunque esa cifra estaba muy alejada de la media en el mundo desarrollado.

La media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) era del 70% y del 71% en los países de la Unión Europea, de acuerdo con las cifras del estudio, que muestran que por detrás de España sólo estaban México (33%), Turquía (29%) y Portugal (27%).

Paralelamente, el porcentaje de graduados en segunda etapa de educación secundaria en España se situó en 74% en 2007 del grupo de edad correspondiente, cuando la media de la OCDE era en ese año el 83% y en la UE el 86%.

Un elemento significativo para España es la evolución durante los últimos años en que se han acortado distancias, ya que en 1995 ese mismo porcentaje se limitaba al 62%, comparado con el 77% y el 78% en las OCDE y en la UE respectivamente.

En esa misma línea, el crecimiento anual entre 1998 y 2006 de la población española de entre 25 y 64 años con al menos estudios secundarios superiores pero sin haber obtenido títulos superiores fue del 9,2%, la más elevada de los 30 Estados miembros del conocido como el "Club de los países desarrollados".

En contraste con el citado problema del elevado porcentaje de personas que carecen de una graduación superior al nivel de educación obligatorio, España tenía en 2007 un 29% de su población adulta que había cursado estudios terciarios (universitarios o formación profesional de grado superior), superior al 27% en el conjunto de la OCDE o al 24% en la UE.

La proporción de los que habían alcanzado formación superior había aumentado diez puntos porcentuales en diez años, un movimiento que queda en evidencia cuando se toma por separado el grupo de edad de 25 a 34 años, donde el porcentaje de personas con enseñanza terciaria llegaba al 39% del total (16% en los de 55 a 64 años), comparado con el 34% de media en la OCDE y con el 31% en la UE.

La embajadora española ante la OCDE, Cristina Narbona, insistió en que "España va acortando distancias" y "más claramente" en la formación profesional de grado medio, que era una de las asignaturas pendientes del país, según había quedado reseñado en estudios precedentes de la organización.

En 2006, España con un gasto público en educación equivalente al 4,3% de su Producto Interior Bruto (PIB), se situaba en la parte baja de la OCDE, que tenía una media del 5,2%.

No obstante, en términos de gasto por alumno y teniendo en cuenta el PIB per cápita, España con un 26,5% estaba ligeramente por encima del 25,6% de media en la OCDE.

Narbona, además, puso el acento en el esfuerzo hecho por España en los últimos años para elevar la inversión en educación, y así recordó que en 2008 había subido al 4,9% del PIB.

Los autores del documento observan que España es uno de los países donde el nivel de estudios de las personas menos impacto tiene en las diferencias de nivel de ingresos, como en Suecia o Finlandia.

Por el contrario, Portugal, Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido están en cabeza de los Estados donde es mayor la diferencia de ingresos entre los que tienen estudios superiores y los que no llegaron siquiera a finalizar la segunda etapa de secundaria.

El estudio de la OCDE reproduce algunos de los resultados publicados el pasado año del último informe PISA que evaluaba en 2006 los conocimientos en ciencias de los estudiantes de los países miembros, y en los que los resultados para España eran peores que la media de la organización, por encima sólo de unos pocos países como Noruega, Estados Unidos, Rusia, Italia, Grecia, Portugal y México.

En ese estudio, en el que varias comunidades autónomas participaron a título particular, también se ponía en evidencia que Castilla y León, La Rioja, Aragón, Navarra, Cantabria, Asturias y Galicia se desmarcaban por encima de la media de la OCDE, mientras País Vasco y Cataluña aparecían ligeramente por debajo, y Andalucía sensiblemente detrás.

  • 1