Cultura

«España cerró heridas en falso que ahora supuran»

No es la primera vez que Juan Eslava Galán (Jaén, 1948) se asoma al pasado de nuestro país para plasmarlo sobre el papel a través de pequeñas historias. Los años del miedo (Planeta), su último libro, prosigue este empeño con una esclarecedora visión de la posguerra española.

el 15 sep 2009 / 03:21 h.

No es la primera vez que Juan Eslava Galán (Jaén, 1948) se asoma al pasado de nuestro país para plasmarlo sobre el papel a través de pequeñas historias. Los años del miedo (Planeta), su último libro, prosigue este empeño con una esclarecedora visión de la posguerra española.

El escritor sabe que el público adora hacer memoria, como ponen de manifiesto incluso éxitos televisivos como como Cuéntame, Amar en tiempos revueltos o La Señora. Pero, ¿a qué se debe esta fascinación? "Cuando publiqué El sexo de nuestros padres", comenta Eslava, "me sorprendió el interés que tienen quienes vivieron el pasado por recordarlo, pero también los que no lo vivieron, y pueden comprender así muchas cosas, resolver ciertos conflictos generacionales".

Después de 40 años "coleccionando vidas ajenas", Eslava Galán vuelve a ejercer en Los años del miedo como un híbrido de historiador y novelista. "Se trata de un ensayo escrito por un novelista, pero con notas al pie para demostrar que todo lo que cuento es verdad", afirma. "He intentado que sea una lectura agradable, pero bien provista de cargas de profundidad". En efecto, el escritor no escatima recursos para componer el retrato colectivo de la España que estrenaba dictadura, afrontaba la miseria y caminaba hacia un horizonte turbio entre humo de gasógeno, picores de piojo verde, ejecuciones y sermones.

No obstante, el jiennense no pretende sólo capturar el pasado, sino extraer también conclusiones válidas para el presente. "Siempre pienso que buena parte de los problemas de hoy vienen de que hicimos un cierre en falso con el franquismo, como heridas mal cerradas que ahora supuran. Lo nuestro no fue una transición, sino una transacción. Los latinos dicen que Nadie puede ceder lo que no tiene, y un militar golpista difícilmente podía ceder legitimidad", asevera.

Asombrado, como todos, por el vertiginoso avance que ha experimentado España desde el fin del franquismo, Eslava defiende la idea de que "nuestro despegue económico no es obra de los gobiernos, sino de los españoles", y recuerda cómo "a principios de los 60, con una situación intolerable, Europa se está reconstruyendo y muchos obreros se marchan a trabajar fuera, envían divisas y la balanza de pagos se vuelve boyante. Y al mismo tiempo, millones de extranjeros vienen a dejarse las divisas. Así, el despegue mental fue tan importante como el económico para que los españoles, viendo cómo vivían otros empezáramos a parecernos más a los europeos que a los norteafricanos", apostilla.

  • 1