Deportes

España cierra el Mundial de Poznan con tres medallas, pero Manchón se vuelve de vacío

España sumó dos medallas en la clausura del Mundial de aguas tranquilas de Poznan merced al oro del relevo K-1 200 y al K-200 de Craviotto y Pérez Rial. La sevillana Beatriz Manchón no pudo repetir el bronce del pasado año en K-4 500 y se tuvo que conformar con la cuarta plaza.

el 22 ago 2010 / 21:14 h.

El presidente de la RFEP, Juan José Román, con el cuarteto del relevo.

La selección española de piragüismo regresará de Poznan con un botín de tres medallas en el Mundial 2010 de aguas tranquilas, después de que a la plata de José Luis Bouza en C-1 5.000, lograda el sábado, se añadieran ayer otra plata, a cargo de Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial en el K-2 200, y el oro en la prueba que cerraba el programa, el relevo K-1 200, con el cuarteto integrado por los citados Craviotto y Pérez Rial además de Fran Llera y Pablo Andrés.

Sin embargo, la cita de Polonia tendrá cierto sabor agridulce para la sevillana Beatriz Manchón, quien se quedó a las puertas de repetir el bronce logrado el pasado año en Dartmouth (Canadá) en la prueba de K-4 500.

La palista de 34 años y sus compañeras de embarcación, Jana Smidakova, Sonia Molanes y Teresa Portela, tuvieron en sus manos la presea, pero se les escapó en los metros finales al ser rebasadas por las anfitrionas.

El cuarteto español salió fuerte y pasó el ecuador de la prueba en la tercera plaza, tras la estela de húngaras y alemanas y por delante de portuguesas y británicas. Pero la extraordinaria progresión de las polacas –últimas en el intermedio–, alentadas por su afición, les llevó a remontar hasta dar cuenta de las españolas en los metros finales y por apenas 36 milésimas. El triunfo correspondió a Hungría (1:31.607), seguida de Alemania (1:32.795), Polonia (1:33.815) y España (1:33.851).

En la otra final del día para Bea Manchón, la de K-2 200 junto a Smidakova, el dúo español concluyó sexto con 38.270, a 1.384 de las húngaras Kovacs y Janics, oro por delante de polacas, eslovacas, alemanas y portuguesas.

Los vigentes campeones olímpicos de K-2 500, Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial, se echaron a la espalda el peso de la selección: fueron plata en K-2 200, la nueva prueba olímpica, y se sumaron a Fran Llera y Pablo Andrés para revalidar la medalla de oro en el relevo de K-1 200.

A un año de la apertura de la clasificación para los Juegos de Londres, los resultados de los palistas españoles son un guiño al optimismo, sobre todo por la contundencia con la que los campeones olímpicos de K-2 han encarado los 200 metros, su objetivo en la cita británica.

Absolutos dominadores, intratables en los cuatro relevos, se mostraron el catalán Saúl Craviotto, el gallego Carlos Pérez Rial, el asturiano Fran Llera y el castellano-leonés Pablo Andrés para colgarse la medalla de oro.

  • 1