domingo, 21 abril 2019
08:22
, última actualización
Economía

España comienza a pagar cara la incertidumbre sobre Grecia

El coste de la deuda pública española se dispara y la ayuda al país heleno puede ser insuficiente

el 26 abr 2010 / 20:19 h.

Turistas españoles a la espera de embarcar en un crucero por una huelga en El Pireo.

Los 45.000 millones de euros en préstamos de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para Grecia, que tanto están costando negociar, le darán sólo un alivio temporal y tendrán que ser seguidos por más fondos para evitar un cese de pagos, según funcionarios europeos y expertos. Las primas de riesgo de la deuda griega tocaron ayer un nuevo récord ante la falta de detalle sobre el paquete de ayuda, una cuestión que afecta de lleno a España.

De hecho, la incertidumbre sobre la puesta en marcha del mecanismo de ayuda a Grecia aprobado en el Consejo Europeo el pasado marzo, debido a las exigencias de Alemania y Francia, ha disparado el diferencial de la rentabilidad ofrecida por el bono griego a diez años respecto a su homólogo alemán (bund) hasta los 663 puntos básicos, su nivel más alto desde febrero de 1998, mientras que el diferencial del bono español superaba ayer los 100 puntos básicos, su nivel más alto desde febrero.

También se ha dejado notar en la evolución del diferencial frente al bund de los bonos a diez años de otros países europeos. Así, el italiano alcanzaba los 99 puntos básicos y a 205 puntos básicos, cifra récord desde la puesta en marcha del euro.

Esta inquietud se disparó después de que los ministros de Finanzas de Alemania y Francia lanzaran el domingo un duro mensaje a Grecia, en el que le instan a mantener una política de austeridad y ahorro económico como precondición para recibir los 30.000 millones de euros en ayuda que la Unión Europea prometió al país heleno.

En este contexto, una duda de los mercados es la velocidad con la que el dinero llegará a los bolsillos griegos.

Francia ha dicho que no desembolsará toda su contribución al paquete de forma inmediata y Alemania continuó con su exigencia de más sacrificio fiscal a Atenas, antes de aprobarla.
Entre dimes y diretes pasan los días y se acerca el 19 de mayo, cuando Grecia debe pagar 8.500 millones a sus acreedores. Probablemente el FMI emerja como su ángel salvador, pues será capaz de aprobar sus préstamos muy rápidamente, según dijo una fuente del organismo.

La dilación de la UE, que lleva hablando de la ayuda a Grecia desde hace meses, le está costando cara al país heleno."Creo que el retraso ha puesto nerviosos a los mercados y ha elevado el precio de la deuda griega. Se está tardando tanto que se está socavando la confianza y, eso, puede ser muy grave", afirmó en una entrevista con Efe William Rhodes, vicepresidente de la financiera Citigroup, un veterano de la crisis de deuda en América Latina en la década de 1980.

Más allá del corto plazo, la incertidumbre es incluso mayor. Los 30.000 millones ofrecidos por los países de la Eurozona son sólo para el primer año de vigencia del programa, de tres años. "Se supone que habrá más", dijo una alta funcionaria de un país europeo, que pidió el anonimato. La dificultad política, especialmente en Alemania, de prometer más dinero para Grecia ha hecho que los ministros hayan evitado negociar una suma total. Esa estrategia puede ser ventajosa para Angela Merkel, que tiene la vista puesta en las elecciones del Estado de Renania del Norte-Westfalia el 9 de mayo, pero de cara a los mercados la incertidumbre es la peor circunstancia.

Grecia tendrá que pagar 150.000 millones en los próximos tres años por concepto de deuda y los analistas consultados por Efe coinciden en que si el paquete de ayuda no se agranda, el cese de pagos será inevitable.

"El dinero sobre la mesa es apenas suficiente para este año. Grecia necesitará entre 80.000 millones y 120.000 millones de euros" en préstamos de Europa y el FMI, dijo Domenico Lombardi, ex miembro del Consejo Ejecutivo de ese organismo.
Los 80.000 millones de euros son la cifra mencionada hace unos días por Axel Weber, presidente del Bundesbank.

El FMI tiene límites a la ayuda que puede dar a Grecia, pues la cantidad máxima permitida, en base a la cuota del país heleno en la institución, serían 2.000 millones de dólares por año. El Consejo Ejecutivo tendría que invocar "circunstancias extraordinarias" para los 15.000 millones que, por ahora, se baraja que le entregará en préstamos.

  • 1