Local

España comprará a Polonia CO2 para poder cumplir Kioto

Adquirirá derechos por 40 millones de euros para contaminar más

el 26 oct 2009 / 21:22 h.

TAGS:

España ya compra derechos a Chequia y América Latina.

Para cumplir con Kioto la única vía no es reducir emisiones. También pueden comprarse los derechos a emitir CO2 a la atmósfera, que es precisamente lo que España va a hacer con Polonia.


Este país anunció ayer que venderá en breve a España e Irlanda derechos de emisión de gases invernadero por un valor total de 40 millones de euros, lo que supondrá el primer acuerdo de este tipo entre gobiernos en los términos previstos por el Protocolo de Kioto. España ya hace lo propio con República Checa en virtud de una cuerdo suscrito el pasado día 14 de octubre, y tiene previsto hacer lo mismo con Ucrania, Hungría, Lituana, Estonia y otros países del Este.

De acuerdo con el Protocolo de Kioto, los países firmantes que cumplan sin problemas sus objetivos sobre emisiones de gases invernadero pueden vender sus emisiones suplementarias, en forma de créditos denominados Cantidad de Unidades Asignadas (AAU), a los gobiernos y compañías que necesiten emitir por encima de su límite asignado.
Polonia tiene capacidad para vender los derechos de emisión de alrededor de 500 millones de toneladas de CO2 en AAU correspondientes al periodo 2008-2012 -la primera fase de Kioto- y también intentará vender derechos de emisión a Japón.

El Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) ha establecido un Fondo Multilateral de Crédito para el Carbón con el objetivo de ayudar a los gobiernos a negociar estos créditos por las emisiones a través de mecanismos de mercado, tal como establece Kioto.
Ya en enero de este año, España anunció que iba a ser el primer gran comprador de derechos de emisión de dióxido de carbono a países del Este de Europa, con excedentes fruto del cierre de las fábricas comunistas tras la caída del muro de Berlín. El Gobierno español explicó entonces que necesita 159 millones de toneladas -un cálculo optimista-por el exceso de emisiones en el transporte y los hogares. Antes de mirar a Europa del Este, España ya había puesto en marcha proyectos de energía limpia, sobre todo en América Latina, por 60 millones de toneladas.

La amenaza. El pasado 25 de septiembre, el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo ante la Asamblea General de naciones Unidas que "el cambio climático es mucho más devastador que la crisis". La lucha contra el calentamiento -"la amenaza más importante jamás conocida para la biodiversidad en la Tierra", según el presidente- es uno de los grandes retos de su segunda legislatura en el poder.

Precisamente, la cumbre de Copenhague que se celebrará el próximo mes de diciembre tendrá lugar justo antes de que Zapatero se convierta, el día 1 de enero de 2010, en el presidente de turno de la UE. La batalla al cambio climático será, en la misma línea, una de las bases de su mandato. De la cumbre de Copenhague tendrán que salir los nuevos objetivos que sustituirán a los de Kioto -un acuerdo que expira en 2012- y las bases de la política medioambiental europea para los próximos años.

En este sentido, la Comisión Europea (CE) ya adelantó ayer que alcanzar un preacuerdo en Barcelona en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero previo a la cumbre mundial de Copenhague está todavía "bastante lejos", si bien se han dado pasos positivos en las últimas semanas.

Barcelona acogerá del 2 al 6 de noviembre a más de 4.000 expertos y negociadores de unos 180 países, que debatirán acerca de una hipotética reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, en un escenario global en el que deberán hallarse soluciones para los países en vías de desarrollo.

  • 1