Local

España defiende que la ONU vele por los derechos en el Sáhara

Zapatero pide ayuda internacional para un acuerdo «dificilísimo» con Marruecos

el 20 nov 2010 / 20:03 h.

TAGS:

La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, junto a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton.

La ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, se mostró a favor de que se capacite a la Misión de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental (Minurso) para velar por la protección de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, reivindicación que también hizo pública ayer Amnistía Internacional.


Jiménez recordó que el grupo parlamentario socialista presentó el año pasado una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados español, apoyada por el resto de los grupos, para que la Minurso se involucrara en la vigilancia de los derechos humanos. La ministra, que ayer se reunió en la capital lusa con la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, abordó con ella la cuestión del Sáhara al final de su reunión, ya que no había sido incluida formalmente en la agenda del encuentro, y Jiménez explicó al salir de la misma que no hubo un intercambio de información sobre lo sucedido los últimos días El Aaiún.


De hecho, a su juicio, "todavía es difícil en estos momentos utilizar una información que consideremos fiable" para hacer un análisis final de los acontecimientos. El Gobierno, reiteró, desea contar con un informe "claro e independiente" y confía en poder hacer un "balance final" de lo sucedido tras analizar todos los datos que le están llegando desde ONG, asociaciones y organismos internacionales. Los informes, añadió, tienen que ser aceptados por las partes, por lo que la obligación es recabar información de ambos lados.
Durante la entrevista, Jiménez también propuso a Clinton "acompañar" el diálogo que mantienen Marruecos y el Frente Polisario sobre el Sáhara Occidental con el apoyo político de España, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia. Estos cinco países componen el Grupo de Amigos del Sáhara Occidental. Concretamente, la ministra propuso dar "un mayor impulso político" al diálogo que han iniciado marroquíes y saharauis y sugirió que el Grupo de Amigos eleve el rango de sus reuniones para "acompañar" esas conversaciones y ayudar a las partes a buscar una solución. Clinton, según explicó Jiménez, coincidió en la importancia de que no se interrumpan esas conversaciones y valoró su propuesta, pero no adelantó una respuesta.


Por su parte, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamó ayer a la comunidad internacional y a Naciones Unidas apoyar e incentivar el diálogo entre Marruecos y el Frente Polisario para lograr una solución definitiva para el Sáhara Occidental a pesar de las evidentes complicaciones que existen.


"¿Es difícil? Dificilísimo, pero ha habido conflictos en las ultimas décadas tan difíciles o más que han visto una vía de solución", subrayó en una rueda de prensa en Lisboa tras concluir la cumbre de la OTAN. Zapatero hizo hincapié en que el Gobierno de España va a contribuir a ese diálogo político en torno al futuro del Sáhara y aseguró que actuará desde la "responsabilidad, la prudencia y la moderación". Que toda la comunidad internacional vuelque los esfuerzos de apoyo en torno a ese diálogo que debe liderar Naciones Unidas", insistió.

  • 1