Economía

España deja atrás la recesión

Tras seis trimestres en tasas negativas, el PIB creció un 0,1% entre enero y marzo

el 07 may 2010 / 08:20 h.

España ha dejado atrás la recesión pues el Banco de España estima que durante el primer trimestre de este año la economía española consiguió remontar hasta un crecimiento positivo, de una décima, respecto a los últimos tres meses del año, con lo que queda atrás el periodo más largo de caída económica de la historia de la democracia, según el boletín del regulador publicado ayer.

Con este leve crecimiento del 0,1%, la economía nacional dice adiós a seis trimestres consecutivos de contracción económica y empieza a levantar el vuelo, aunque no se descarta, tal y como prevé Bruselas, que en el tercer trimestre de este año vuelva a registrarse un crecimiento negativo del PIB por los efectos de la subida del IVA, que comenzará a aplicarse a partir del 1 de julio.

La economía española entró oficialmente en recesión en el cuarto trimestre de 2008, después de haber sumado dos trimestres consecutivos en negativo. Habrá que esperar al próximo 12 de mayo para conocer si la estimación del Banco de España coincide con la del Instituto Nacional de Estadística (INE). Si eso ocurre, España estará ya en el grupo de países que han salido técnicamente de la recesión, algo que Alemania y Francia lograron en el segundo trimestre de 2009 y el Reino Unido, en el cuarto.

El Banco de España constata así que entre enero y marzo de este año prosiguió la "mejora gradual" de la economía española, en un entorno caracterizado por la "progresiva recuperación" de la economía mundial, la continuación de los efectos de las medidas públicas de apoyo a la demanda y el aumento en la confianza de los agentes económicos.

Aunque el PIB se anotó un leve alza respecto al trimestre anterior, si se analiza la evolución interanual -en comparación con el mismo trimestre de 2009-, registró una caída del 1,3%, frente al descenso del 3,1% del último trimestre del año pasado. El ligero avance no impedirá que en el conjunto del año el PIB caiga, ya que se calcula con la media de las evoluciones interanuales.

La vuelta al crecimiento en España se produce en un trimestre en el que el consumo de los hogares, aunque sigue siendo débil, volvió a subir en términos trimestrales. El supervisor advirtió, no obstante, de que muchas decisiones de gasto de las familias pueden estar anticipándose a la subida del IVA en julio, con lo que deja caer que la recuperación del gasto puede que no se mantenga en los próximos trimestres.

El otro componente de la demanda interna, la inversión, tampoco terminó de despegar entre enero y marzo, según el Banco de España, que aprecia incluso "cierto retroceso" en el gasto más productivo, el destinado a bienes de equipo.

La inversión en construcción, por su parte, siguió retrocediendo en términos trimestrales -aunque moderó la caída del último año- debido sobre todo a la finalización de las obras del Fondo de Inversión Local y a la espera de que comiencen las actuaciones para los ayuntamientos.

Mayor fue el deterioro de la inversión residencial, (-20%) a pesar de que la demanda de viviendas ha aumentado, como lo muestran los últimos datos de compraventa y de hipotecas constituidas.

Una mejora que el supervisor atribuye no sólo a las bajadas de los precios y de los tipos de interés, sino a que los interesados en comprar una vivienda lo están haciendo antes de la subida del IVA prevista y de que desaparezcan las deducciones el año que viene.

Con esta evolución del consumo y la inversión, el Banco de España calculó que la caída de la demanda interna se ha atenuado hasta el 2,6% interanual.

Del lado del sector exterior, el supervisor consideró que mantuvo una aportación positiva al crecimiento, y subrayó la mejora tanto de las exportaciones, en consonancia con la paulatina recuperación del comercio internacional y la depreciación del euro, como de las importaciones.

La mejora económica se apreció también en la actividad de los distintos sectores: la caída de la industria se moderó, los servicios de mercado repuntaron y se percibieron mejoras en el transporte, las comunicaciones, el comercio y la hostelería, aunque la construcción residencial mantuvo su estancamiento.

Ámbito laboral. En su análisis, el regulador advirtió de que el mercado de trabajo sigue estando muy debilitado, aunque "se ha deteriorado a menor ritmo" en el primer trimestre, y consideró que la reforma que plantea el Gobierno carece de concreción. Los resultados de las iniciativas que se plantean, como los límites a la contratación temporal, el impulso del trabajo a tiempo parcial o el plan juvenil dependerán, alertó, "de cómo se materialicen".En cualquier caso valoró que haya moderación en los salarios gracias a la influencia del acuerdo de negociación colectiva pactado entre sindicatos y patronal en febrero pasado y al descenso de la inflación.

  • 1