martes, 26 marzo 2019
21:14
, última actualización
Local

España destina 1.000 millones de euros a la lucha contra el hambre

España aportará 1.000 millones de euros adicionales durante los próximos cinco años para luchar contra el hambre y promover políticas públicas dirigidas a la agricultura en los países de desarrollo.

el 15 sep 2009 / 21:47 h.

TAGS:

España aportará 1.000 millones de euros adicionales durante los próximos cinco años para luchar contra el hambre y promover políticas públicas dirigidas a la agricultura en los países de desarrollo. El presidente del Gobierno se comprometió ante el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El anuncio llegó en la clausura de la reunión de alto nivel contra el hambre celebrada en Madrid, una cumbre que apostó por impulsar una nueva "alianza global para la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición". Ban Ki-moon y Zapatero hicieron un llamamiento a la comunidad internacional para situar la lucha contra el hambre en el primer plano de sus políticas y para incrementar sus esfuerzos financieros pese a la crisis económica.

En este contexto, Zapatero ratificó el compromiso de España con la ayuda al desarrollo. "Es urgente restablecer el crecimiento de las economías nacionales y del empleo [...] pero hay algo más imprescindible, imperioso y necesario: avanzar en la ayuda en favor del desarrollo y, en particular, en la lucha contra el hambre y la pobreza extrema", subrayó. La nueva aportación española -200 millones de euros anuales durante los próximos cinco años- se añadirá a los 500 millones de euros que Zapatero anunció para el periodo 2008-2012 en la cumbre que la FAO celebró en Roma el año pasado.

Para Ban Ki-moon, el hambre es "una profunda mancha" en el mundo y ha llegado el momento de erradicarla para siempre. "Tenemos la riqueza y los conocimientos para hacerlo; hagamos el máximo esfuerzo para mantener la lucha contra el hambre en el centro de los objetivos políticos. La historia nos juzgará por la respuesta que demos", advirtió el secretario general de la ONU.

Zapatero, por su parte, recordó que el 25% del incremento de los precios de los alimentos básicos registrado el año pasado -que abocó a cientos de millones de personas al hambre- se debió a prácticas especulativas, y abogó por una reforma urgente del sistema financiero internacional que acabe con un orden que se mueve por la avaricia.

Ahora, añadió, "los acontecimientos en la economía y en el sistema financiero no pueden parar nuestra determinación; es más, son un acicate, nos obligan a un mayor compromiso en la lucha contra el hambre".

Los 1.000 millones de personas que sufren el hambre hoy en el mundo son ya "una cifra inaceptable que nos debería producir sonrojo y vergüenza". La declaración final de la reunión de alto nivel, en la que han participado delegaciones de un centenar de países, subraya la urgencia de redoblar los esfuerzos de la comunidad internacional y apuesta por establecer mecanismos que permitan una mejor coordinación de la ayuda al desarrollo. Tras apuntar a la necesaria implicación de la sociedad civil y del sector privado en esa coordinación, se recuerda que la seguridad alimentaria pasa por el fortalecimiento de los sistemas de protección social y por la eliminación de todo tipo de subsidio que distorsione la competencia.

Antes de clausurar esta cumbre, Zapatero se reunió con el comisario europeo de Cooperación y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, y con el director de la FAO, Jacques Diouf, quien le agradeció el "liderazgo ético" de España en la lucha contra el hambre.

La única ayuda. La reunión de alto nivel sobre seguridad alimentaria celebrada se saldó, de esta manera, con un único anuncio por parte de España. Ningún otro país, de los 120 que participaron en este encuentro, comprometió alguna partida para la lucha contra el hambre, a pesar de que en estos dos días han sido continuos los llamamientos sobre la necesidad de aumentar estos recursos.

  • 1