Local

"España es un país avanzado en la barbarie, es ingenuo no aceptar esto"

el 04 nov 2012 / 20:59 h.

TAGS:

El actor Alberto Ammann, ayer en Sevilla.
-->

“Contar que hay soldados que matan no supone ninguna crítica al ejército”

Hijo del periodista político y pensador de izquierdas Luis Alberto Ammann, Alberto Ammann (Córdoba,Argentina, 1978) ha heredado idéntica visión crítica de la historia y de las noticias que intentan comunicarse como verdades absolutas. En posesión de un Goya, el actor ha participado en películas como Lope y EVA, dos cintas a contracorriente dentro del cine español. Ahora suma su papel protagonista en Invasor, donde da vida a un militar que no puede pasar por alto la barbarie que ha contemplado.

-¿Qué le atrapó de la propuesta de Daniel Calparsoro?

-Fundamentalmente el dilema moral al que se enfrenta Pablo. Estoy seguro de que actuaría como él si me viera en una situación semejante. El personaje y yo compartimos la ideología.

-¿Se puede justificar de alguna forma la matanza de civiles que se muestra en el filme?

-El problema es que no podemos simplificar la guerra, es un fenómeno sumamente complejo. Una persona en una situación límite puede ser capaz de cualquier cosa y la violencia forma parte del mismo sentido de la guerra.

-¿Teme una crítica airada de algunos periodistas de la derecha política o del mismo ejército ante el mal lugar en el que los sitúa la película?

-Es que hay mucha ingenuidad en todo esto, hay quienes creen que España son los buenitos de Europa. La guerra es como es y cualquier ejército puede cometer un error enorme. Contar que hay soldados que matan gente no supone ninguna crítica, entre otras cosas porque esta no es una película documental, sino una ficción sobre un militar honrado que contempla una acción brutal.

-Como protagonista de Invasor, ¿cuál es la mayor reflexión que extrae de su participación en la película?

-Pues que la sociedad debe ser responsable de todo lo que le pasa. Preguntémonos quiénes son los que venden armas en España o quiénes son los que han motivado la crisis económica que padecemos. Aquí, como en todos los países, hay gente ligada a negocios sucios, y no podemos mirar hacia otro lado.

 “España es un país avanzado en la barbarie, es ingenuo no aceptar esto”

Curtido en el cine de acción, Daniel Calparsoro (Barcelona, 1968) propone en su nuevo trabajo, Invasor, presentado ayer en el  SEFF, un trepidante y oscuro thriller con trasfondo bélico que adapta libremente una novela de Fernando Marías. La película, que se estrenará comercialmente el 30 de noviembre, está producida por Buena Vista y contará con una potente distribución en España y a nivel internacional.

–¿Es bueno o malo que uno tenga una serie de ideas fijas sobre lo que se va a encontrar cuando se va a ver una película de Calparsoro?

–Esa cuestión me resulta completamente indiferente. La gente tiene apriorismos de muchos importantes cineastas.

–¿Es España un país tan adulto como para que se le pueda afear su ejército?

–El público de a pie sabe perfectamente cómo está el mundo y las barbaridades que se hacen en él. Formar parte del conglomerado occidental conlleva ciertas cosas. Y España es un país avanzado en la barbarie, es ingenuo no aceptar esto. Mi película pone el foco en un hombre que decide hacer prevalecer la dignidad por encima del silencio y el dinero.

–¿Tan mal concepto tiene de nosotros mismos?

–Mire, a quienes creen que el ejército sale únicamente para dar clases a los niños debo decirles que están muy equivocados. Vivimos en un país en el que la corrupción es el pan nuestro de cada día. Pero, como le digo, somos occidentales, no pasa nada... 

–¿Esos hombres de negro de su filme también son reales?

–Los hombres de negro han existido con González, con Aznar y con Zapatero. Y seguirán existiendo. Que no nos guste es otra cosa. Pero ahí tiene el GAL, ¿le parece mal ejemplo quizás? De todos modos las implicaciones que cada espectador quiera sacar no son cosa mía. Yo he hecho un thriller de acción clásico, de buena factura, trepidante, con una banda sonora potente. Ni siquiera es una película bélica. Y además Invasor tiene un poderoso mensaje humano, el de un buen hombre, militar por cierto, que decide jugarse el pellejo para denunciar una atrocidad.

 

  • 1