Economía

España gana ‘poder’ en las decisiones que adopte el FMI

Un acuerdo histórico permite a los países emergentes más peso en este organismo

el 06 nov 2010 / 21:59 h.

Zapatero y Dominique Strauss-Kahn, el pasado marzo.

El Consejo Ejecutivo del FMI (Fondo Monetario Internacional) aprobó ayer un nueva fórmula para el reparto de poder en el organismo multilateral, que otorga a España el 2% del voto total, cifra reclamada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

España contaba hasta ahora con una cuota (poder de voto) del 1,4%, con la que ocupaba la posición décimoquinta en el organismo. Con la reforma aprobada ayer, su posición sube dos puestos, hasta el décimotercero.

El Ejecutivo español consideraba que su cuota se elevaría al 1,7%, según dijo la ministra de Economía, Elena Salgado, durante su visita al FMI el pasado 9 de octubre. Aun así, "estaríamos por debajo de lo que nos correspondería", comentó la ministra. El 2% conseguido es una vieja reivindicación.

El reparto de poder en el organismo se calcula a través de las cuotas, una ecuación que mide diferentes variables, como la apertura económica y el Producto Interior Bruto de un país. La cuota sirve para medir su peso en el Fondo, su capacidad de voto, así como la aportación económica a la institución.

Con la reforma de la ecuación aprobada, el Consejo Ejecutivo concede un mayor peso a las naciones emergentes, en cumplimiento del compromiso alcanzado en la reunión de Ministros de Economía del G-20 celebrada hace dos semanas en Corea del Sur.

En aquel encuentro se acordó que las naciones desarrolladas cederían un 6% de su poder de voto a las naciones emergentes. El gran ganador en China que, con su peso creciente en la economía mundial, se convierte en el tercer país más influyente del FMI.

Brasil, la mayor economía latinoamericana, también sube, del puesto 17 al 10, en tanto que México pasa del 19 al 14. Por su parte, la India escala del puesto decimotercero al octavo, con una cuota del 2,7%, mientras que Rusia asciende un peldaño, hasta el noveno, también con un 2,7%.

Este cambio, que afectará a la composición de los países que se sientan en el Consejo Ejecutivo del Fondo, fue calificado ayer de "histórico" por el director ejecutivo del FMI, Dominique Strauss-Kahn.

El acuerdo, aseguró, es "la revisión más fundamental del gobierno del Fondo en sus 65 años de vida", y representa "el mayor cambio de influencia a favor de los mercados emergentes y los países en vías de desarrollo", lo que permitirá "reconocer su papel creciente en la economía global".

Con la aprobación, el órgano multilateral llega con los deberes hechos a la cumbre de jefes de Estado del G-20, que se celebrará el jueves en Seúl (Corea del Sur).
Pese al avance que supone la decisión adoptada ayer, la aplicación completa de los cambios puede tardar años, dado que deben ser aprobados por el Consejo de Gobernadores del FMI y por los parlamentos nacionales de algunos países.

Por ello, el organismo pidió a los miembros que desplieguen sus "mejores esfuerzos" para completar ese proceso antes de la Asamblea Anual de 2012.

Reacciones. España es prácticamente el único país desarrollado que gana puestos en la institución. El Gobierno argumentaba que el peso que se concedía a España no reflejaba el extraordinario progreso económico registrado desde que ingresó en la institución, en el año 1956.

Sólo el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, habló ayer sobre esta cuestión. A su juicio, ahora "se reconoce la nueva posición de España como uno de los países avanzados en el contexto internacional".

  • 1