lunes, 27 mayo 2019
01:04
, última actualización
Deportes

España - Inglaterra, un partidazo para el reencuentro con Sevilla

Hubo un tiempo en el que Sevilla fue la casa de la selección española, pero ocurrió hace muchos, muchos años. En aquella época, la 'roja' ni siquiera ganaba campeonatos. Nueve años después de que la Federación pusiese fin a ese trozo de historia, España regresa hoy a Sevilla. Y ante Inglaterra.

el 15 sep 2009 / 22:27 h.

Hubo un tiempo en el que Sevilla fue la casa de la selección española, pero ocurrió hace muchos, muchos años. En aquella época, la 'roja' ni siquiera ganaba campeonatos. Nueve años después de que la Federación pusiese fin a ese trozo de historia, España regresa hoy a Sevilla. Y ante Inglaterra. En Europa resulta casi imposible ver un partido mejor.

El 15 de noviembre de 2000, en La Cartuja, España cayó ante Holanda (1-2) y escribió el epitafio de una relación que durante década y media, entre 1983 y 1995, llevó a la selección a disputar todos sus encuentros en Sevilla. La unión entre la ciudad y el equipo nacional, indisoluble, íntima, victoriosa, casi imbatible, ya se había roto la noche que Javier Clemente exasperó al jugador número 12 por su negativa a meter al bético Cuéllar en un partido ante Armenia en el Benito Villamarín. Aquel punto final, sin embargo, se convierte hoy en punto y seguido porque España, la España de siempre y la España de nunca, la que gana títulos y juega como ninguna otra en el mundo, regresa a la ciudad donde obró el milagro de Malta y donde logró la clasificación para el Mundial'94 batiendo a Dinamarca a pesar de jugar 80 minutos con un hombre menos.

Los tiempos han cambiado una barbaridad en este lapsus de casi una década. Los únicos que siguen igual son Ángel Villar, que todavía preside la Federación Española, y la afición sevillana, que volverá a llenar el Sánchez Pizjuán, pero todo lo demás es nuevo. Y mejor. En aquellos tiempos era un éxito clasificarse para una Eurocopa o un Mundial, con más o menos lustre en el juego. Ahora, la selección no sólo practica el mejor fútbol de Europa y posiblemente del mundo, sino que además vuelve a casa con el segundo gran título de su historia recién logrado. No llega España, llega la campeona de Europa: Casillas, Sergio Ramos, Xavi, Iniesta, Silva, Villa, Fernando Torres... ¡Viva el fútbol! ¿Acaso puede decirse algo más?

La resurrección de Capello. El cartel de la noche en Nervión, además, se completa con un gran adversario: Inglaterra. En plan nostálgico podría recalcarse la trascendencia de enfrentarse a los inventores de este bendito deporte llamado football, pero tampoco es cuestión de irse al siglo XIX. Los pross, de hecho, atraviesan ahora el mejor momento posible después de sus dos palos más recientes, la eliminación en los cuartos del Mundial 2006 (el día que el portero bético Ricardo detuvo tres penaltis en la tanda) y su no clasificación para la Eurocopa del año pasado después de que Croacia violase el sagrado templo de Wembley en el partido decisivo de la fase previa.

Tras aquel escándalo llegó Fabio Capello y su Inglaterra sí está ahora a la altura de los futbolistas que la defienden. Quizás no juegue tan bien como España, porque eso es casi imposible, pero su paso por la clasificación del Mundial 2010 es de auténtica apisonadora: ha ganado sus cuatro encuentros (incluida la revancha ante los croatas, 1-4 en Zagreb en septiembre) y ha marcado más goles que nadie en todos los grupos europeos, catorce, más que la propia roja (10).

El partidazo, por lo demás, parece la Vía Láctea porque hay estrellas como para formar una galaxia: Terry, Ferdinand, Lampard y cómo no, el inacabable David Beckham en el bando de Su Majestad la Reina, que por desgracia pierde a Gerrard y Rooney por lesión; Sergio Ramos, Casillas, Xavi, Iniesta, Fernando Torres, Villa... y así hasta el infinito y más allá por parte de España. Y Sevilla, que no fallará, como siempre. Tampoco lo hizo cuando la selección ni jugaba bien ni ganaba campeonatos.

  • 1