Local

España lucha en el 'avispero' de Afganistán

El ataque sufrido ayer por un batallón de soldados españoles en Afganistán en el que murieron 13 talibanes y otros tres resultaron heridos no hace más que subrayar, ante la opinión pública española, la extraordinaria peligrosidad de la misión de paz enviada por España a este país devastado por la violencia, el integrismo y el poder de los narcotraficantes de opio...

el 16 sep 2009 / 08:10 h.

El ataque sufrido ayer por un batallón de soldados españoles en Afganistán en el que murieron 13 talibanes y otros tres resultaron heridos no hace más que subrayar, ante la opinión pública española, la extraordinaria peligrosidad de la misión de paz enviada por España a este país devastado por la violencia, el integrismo y el poder de los narcotraficantes de opio. Los soldados españoles del Grupo Táctico de Apoyo a las Elecciones sufrieron una emboscada de los insurgentes en Sabzak, el mismo lugar en el que el día anterior un sargento español fue herido, presumiblemente por delincuentes comunes.

La violencia se ha recrudecido en Afganistán por el proceso electoral celebrado hace ahora dos semanas, al que se oponen los talibanes y de ello dan buena cuenta estos ataques y el bombardeo que acabó ayer con la vida de más de cincuenta insurgentes en Kunduz, al norte del país. Pero si algo demuestran los ataques es que los 41 países que mantienen tropas en el país afgano deben aguantar el desafío de los talibanes para evitar que vuelvan a hacerse con el poder.

Después del fiasco de Irak y de la guerra declarada por la Administración de Bush, es clave que las fuerzas internacionales desplegadas en Afganistán por mandato de la ONU aguanten los envites integristas y sepan garantizar el camino de Afganistán hacia la democracia. De esta manera, se estrechará el cerco sobre la zona comprendida entre este país y Pakistán en la que se asientan los campos de entrenamiento de Al Qaeda.

Este objetivo es compartido por España y es la razón de que tenga desplazados allí a 1.300 militares, un número que podría incluso ampliarse si, como dijo ayer la ministra de Defensa, Carmen Chacón, las necesidades de seguridad de Afganistán así lo exigen. La misión es la más dura que han vivido nuestras tropas en el exterior, pero nuestro compromiso internacional debe mantenerse íntegro. Nos jugamos nuestro prestigio y nuestro nombre en el concierto internacional.

  • 1