Economía

España no logra apoyo europeo para más ayudas a las verduras

No pocos países pedían indemnizar el 100% del daño, pero al final se mantienen los 210 millones.

el 14 jun 2011 / 16:58 h.

Un grupo de vegetarianos convocó ayer ante la histórica Puerta de Brandenburgo, en Berlín, un concurso de comer pepinos.

La Comisión Europea logró ayer el apoyo de suficientes socios, entre ellos Alemania, para aprobar su propuesta de limitar a 210 millones de euros las ayudas a los agricultores con las que compensar el 50% de las pérdidas hortofrutícolas tras la crisis de los pepinos, desatada a raíz de la alarma creada por Berlín al señalar erróneamente unas partidas de pepino procedente de España como el origen del brote virulento de E.coli.

España dice no. El secretario general de Medio Rural, Eduardo Tamarit, explicó que nuestro país había votado en contra por considerar "insuficientes" las ayudas. "Las medidas no nos satisfacen", explicó al término de la reunión de expertos de los 27 mantenida en Bruselas, en la que se decidió sobre la propuesta del comisario de Agricultura, Dacian Ciolos.

El representante español en la reunión argumentó esa oposición en que ni recoge a todo el sector hortofrutícola ni las pérdidas que ha asumido "por algo que no es su responsabilidad". Al no lograr una mayoría cualificada para bloquear la propuesta, Bruselas es ahora competente para adoptarla formalmente, lo que sucederá "en los próximos días", dijeron fuentes comunitarias.

La propuesta de Bruselas, además, limita las ayudas a los productores de cinco hortalizas: pepinos, tomates, lechugas, calabacines y pimientos, al considerar que se trata de las verduras más afectadas y de difícil almacenamiento. Podrán optar a este apoyo tanto los agricultores adscritos a alguna organización de productores (en España, sólo uno de cada tres) y los independientes que hayan sufrido el golpe de esta crisis desde el pasado 26 de mayo hasta el 30 de junio.

Por su parte, el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, sentenció ayer que España "no se da por satisfecho" con las aportaciones que ha previsto el Ejecutivo comunitario. Señaló que la ayuda aprobada en el Comité de Gestión de la Unión es "una parte" y añadió que "seguirán negociando durante el próximo Consejo de Ministros de Luxemburgo".

En este sentido, recordó que Bruselas debe financiar las campañas dirigidas a la restitución de la imagen del sector hortofructícola español, y a ello se ha comprometido. "Hay que recuperar la confianza de los consumidores y eso debe hacerse con campañas y con presencia de productos españoles en ferias", con el objetivo de que se encuentren en mejor situación de la que se encontraban antes del 26 de mayo, señaló Puxeu.

Pese a que nueve países, entre ellos España, Francia y Alemania, firmaron en Luxemburgo un documento exigiendo que las ayudas cubran entre el 90% y el 100% de los perjuicios, los servicios del comisario de Agricultura creen que los 210 millones acabarán por ser aceptados en el próximo Consejo de Ministros de Agricultura de la UE.

Pero en el caso de que esta partida económica no fuera refrendada por los socios, será necesario iniciar un proceso administrativo más complejo que podría retrasar incluso la entrega de las subvenciones a los agricultores perjudicados.

Rusia. Mientras, la Comisión Europea espera una respuesta de las autoridades rusas sobre el sistema de certificación propuesto para dar todas las garantías de que las verduras exportadas por la Unión Europea son seguras y no contienen la bacteria E.coli, con el objetivo de que Moscú levante el veto impuesto a las frutas y hortalizas, tal y como acordaron la semana pasada el presidente del Ejecutivo comunitario, Jose Manuel Durao Barroso, y el presidente ruso, Dimitri Medvedev.

  • 1