Local

España paga su falta de motivación con la sexta plaza

Pierde ante Dinamarca por 34-27.

el 30 ene 2010 / 13:08 h.

TAGS:

La selección española de balonmano cerró con una sexta plaza su participación en el Campeonato de Europa, tras perder por 34-27 ante Dinamarca, en un encuentro en el que España evidenció haber ya dado por concluido el torneo al quedarse sin opciones de medalla.

Sin nada ya en juego, salvo la posibilidad de disputar un nuevo partido ante una de las mejores selecciones del Mundo, Valero Rivera apostó por dar continuidad a los jóvenes Eduardo Gurbindo y Mikel Aguirrezabalaga tal y como ya hiciera ante Eslovenia.

Sin embargo, en esta ocasión, ni el jugador del Pevafersa Valladolid ni el del Reale Ademar de León consiguieron, al menos de inicio, dar la continuidad necesaria al juego ofensivo español, que tuvo muchas dificultades para superar la defensa danesa.

Un 6-0 con continuas salidas que provocaron numerosas pérdidas del conjunto español, que rápidamente se vio por detrás en el marcador (8-6), ante un equipo danés que pareció desde el inicio más centrado en el encuentro.

Dinámica que el técnico español trató de cambiar con la entrada de dos lanzadores como Alberto Entrerríos y Cristian Malmagro, que con dos goles casi consecutivos (9-9) pareció dar la razón a Valero Rivera.

Pero hoy España, que prácticamente dio por cerrado el torneo tras quedar fuera de las semifinales el pasado jueves, no estaba con la cabeza puesta en Viena, una circunstancia que no tardó en reflejarse en el juego español.

Especialmente en defensa donde la selección concedió más facilidades de las debidas ante todo un campeón de Europa como Dinamarca, que no desaprovechó la situación para escaparse casi definitivamente (15-10) en el marcador.

Una renta que provocó que España, víctima de las prisas, olvidara una de las mejores cosas que ha tenido durante el torneo, la paciencia necesaria en ataque para buscar y buscar hasta encontrar la mejor opción.

Precipitación que sólo sirvió para que los daneses engordaran su renta, que llegó a ser de hasta seis goles (17-11), para llegar finalmente al descanso con una renta de cinco goles (18-13), que condenaba casi irremediablemente a España a la sexta posición.

Una condena de la que España no se libró en la segunda parte, en la que el conjunto español siguió cayendo en los mismos errores de la primera mitad, una blanda defensa y un precipitado ataque.

Combinación que llevó irremediablemente a la selección a una derrota (34-27), quizá demasiado amplia para los méritos del equipo a lo largo del torneó, pero sí ajustada al flojo partido que realizó el conjunto español hoy.

Una selección que se quedó anclada en Innsbruck donde el pasado jueves vio esfumarse sus opciones de pelear por las medallas, de las que se alejó tras un mal partido ante Polonia y, sobre todo, tras desperdiciar dos balones en el último minuto para ganar a Francia.

Errores que reflejan el pequeño, pero a la vez gran escalón, que todavía separa a España de los equipos con posibilidades reales de ganar el título, que quizá el conjunto español pueda superar con la presencia del meta Arpad Sterbik, con quien en Austria apenas pudo contar un par de minutos.

  • 1