martes, 18 diciembre 2018
15:42
, última actualización
Local

España pide que Andalucía reciba el 66% de los fondos europeos

Reclama que la comunidad mantenga al menos esa cantidad de las ayudas a partir de 2014

el 15 nov 2011 / 20:13 h.

TAGS:

El ministro belga de Exteriores, Steven Vanackere, López Garrido y el secretario alemán, Jorg Hennerkes, ayer.

El futuro de la comunidad se debate en Bruselas. El Gobierno español defendió ayer en la capital belga que Andalucía, Castilla-La-Mancha y Galicia mantengan "al menos dos tercios" de los fondos estructurales que han venido recibiendo en los últimos años como regiones de convergencia. A partir de 2014 dejarán de percibir esas ayudas porque superarán el 75% de la renta per cápita media.


El Ejecutivo central presentó formalmente la propuesta que lleva meses barruntando y que también reclamó el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, esto es, que comunidades como Andalucía vayan dejando de cobrar esos fondos poco a poco y no de golpe. "Estas regiones necesitan una gradualidad" en la reducción de las ayudas. "Por eso consideramos que deberían mantener al menos dos tercios" de las subvenciones, recalcó el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido. El dirigente socialista participó ayer en el debate que mantuvieron los Veintisiete sobre el próximo presupuesto europeo para el periodo 2014-2020, especialmente sobre las partidas dedicadas a cohesión y a la Política Agrícola Común (PAC).


En rueda de prensa tras la reunión, el secretario de Estado aplaudió el apoyo de 13 países Amigos de la Cohesión al planteamiento de España de mantener las ayudas para las regiones en transición y se congratuló de que "ningún" país se haya opuesto a esta idea. España, junto con Bulgaria, República Checa, Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, Malta, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia y Hungría han creado un frente común para defender esta postura.


López Garrido aseguró que Murcia "también se beneficiará de los fondos de cohesión" porque recibirá el mismo tratamiento de "regiones intermedidas" como Andalucía, Castilla-La-Mancha y Galicia, e insistió en el objetivo del Gobierno español de que las regiones ultraperiféricas como Canarias "deben ser consideradas a efectos de la política de cohesión como regiones de convergencia".


España ha propuesto que Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia conserven a partir de 2014 hasta dos tercios de las ayudas actuales y se incluirían en la nueva categoría de "regiones en transición", que comprende a las que tienen un PIB per cápita de entre el 75% y el 90%. Murcia quedaría catalogada como "región en transición" (su PIB está en el 85% de la media), aunque recibiría menos subvenciones que las otras tres comunidades. Por su parte, Extremadura conservará las subvenciones del actual periodo 2007-2013 por encontrarse todavía por debajo del umbral del 75%.


equilibrio. Los 13 países defendieron que la política regional mantenga en el futuro el objetivo de "reducir las disparidades regionales", que su "eficacia" se mida "por su contribución al crecimiento y empleo" y que se prolongue "el mismo nivel de financiación que en el periodo actual" o de lo contrario "aumentarán las disparidades entre regiones existentes", advirtió el ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Janoz Martonyi, que presentó la posición común de los 13 durante el debate.


El ministro húngaro defendió que los recursos de la cohesión "deben centrarse en las regiones menos desarrolladas" y ayudas para regiones en transición que comenzarán a recibir menos fondos, y reclamó "más simplificación" en las subvenciones y "más flexibilidad" para los Estados miembros, que son "los que mejor conocen sus propias necesidades" para utilizar ese dinero. "Cualquier mecanismo de condicionalidad debe ser justo y equilibrado", zanjó.


Por otra parte, López Garrido rechazó de plano la "condicionalidad macroeconómica" propuesta por la Comisión Europea para que los Estados expedientados por tener un déficit excesivo no reciban fondos de cohesión a partir de 2014.

  • 1