Local

España pide un pacto entre Europa y África para regular la inmigración

José Luis Rodríguez Zapatero apostó ayer Portugal en la segunda cumbre euroafricanal por una lucha "implacable" contra la inmigración ilegal y propuso escolarizar, crear empleo e infaestructuras en África para evitar la inmigración.

el 14 sep 2009 / 21:16 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apostó ayer Portugal en la segunda cumbre euroafricanal por una lucha "implacable" contra la inmigración ilegal y propuso escolarizar, crear empleo e infaestructuras en África para evitar la inmigración.

El jefe del Gobierno español afirmó ante representantes de 60 países africanos que la inmigración ilegal es "el dramático resultado de un fracaso colectivo" y propuso un pacto euro-africano que garantice la escolarización infantil, genere empleo para los jóvenes y mejore las infraestructuras en África. "La Unión Europea no ha estado a la altura de las circunstancias", manifestó Zapatero durante su intervención en la Cumbre UE-África que se celebra en Lisboa, donde reclamó una lucha "implacable" contra las mafias y aseguró que la única política "honesta" debe facilitar los flujos de inmigración legales.

Zapatero fue el orador principal de la parte europea en el capítulo dedicado a la inmigración, mientras que, en nombre de los africanos, tomó la palabra el líder libio, Muamar al Gaddafi. Todas las intervenciones se desarrollaron a puerta cerrada, y Zapatero, según fuentes del Gobierno español, comenzó su alocución con un "seamos claros".

Hablando claro.

Zapatero recordó que millones de jóvenes africanos se ven obligados a emigrar de sus países para buscar una vida digna, y citó algunas fuentes que hablan de la existencia de diez millones de inmigrantes ilegales de África viviendo en suelo europeo. Tras informar de que en España residen legalmente 812.000 africanos, se mostró convencido de que "la inmigración ilegal es el dramático resultado de un fracaso colectivo" y provoca ciudadanos vulnerables a las mafias y sin derechos en los países de acogida.

En cambio, la inmigración legal, a su juicio, es "un camino de esperanza y de oportunidades de doble dirección", y la única política honesta en este ámbito será la que establezca canales legales para los flujos migratorios.

Es en ese contexto en el que Zapatero propuso un pacto euro-africano sustentado en tres ejes: escolarización, generación de empleo para los jóvenes y construcción de infraestructuras que dinamicen el tejido social y económico de los países de origen.

Este gran pacto, para él, debe evitar la fuga de cerebros de África e incentivar los retornos.

El presidente del Gobierno español recalcó que hay que ser implacables en la lucha contra la inmigración ilegal y Europa debe liderar el combate contra la xenofobia y el racismo.

  • 1